viejo

(redireccionado de viejas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • adjetivo
  • locución

Sinónimos para viejo

usado

más viejo que el andar a pie

Sinónimos

Sinónimos para viejo

Ejemplos ?
Y no lo mariquita que eras... Al fin que hoy es sábado... Y a la salida nos vamos con las viejas de la calzada... ¿Sí? —¡Juega el pollo!
En estas capitulaciones que recuerdan por su carácter y contenido las viejas cartas de población de la Edad Media castellana, se fijaban los derechos que se reservaba la corona y los nuevos territorios a descubrir y las mercedes concedidas a los distintos participantes en la empresa descubridora.
El ansia me arropa con bullicios mudos y tiro la copa de vicios desnudos. Se alejan los miedos de murallas viejas y escándalos quedos me tejen de rejas.
Tú sabes que soy lo contrario... y por eso mejor voy a divorciarme... Pinches viejas. Nomás se la pasan exprimiéndolo a uno. —Harás muy bien...
El tratado de Río de Janeiro es reiteración puesta al día de fórmulas viejas y fracasadas en virtud principalmente, de su trasfondo político.
y no como los demás imaginaban que era... —'Ora sí ya ni lo dudo... Las viejas andan tras de ti como las moscas tras elpulque... Me cai de madre.
¿O a poco te regaña tu vieja? —Cómo crees, mano... Pero es que le prometí... —¡Al chingada con las viejas! Pa'lo que sirven... ¡Órale!
El ama entró ya mudado el gesto, mostrando la cara plácida y sonriente de esas viejas felices con los cuidados caseros, el rosario y la calceta: —¡Santos y buenos días nos dé Dios!
En cuanto a la labor que tan pocas horas de trabajo consumió a la Comisión especial, consistía en dos minutas de decreto de corrección de viejas leyes y sendas comunicaciones a Lavalleja y Calleros, destinadas a tapar lo intapable: la maniobra de absorción o escamoteo legal del poder ejecutivo que se aprestaba a operar la Junta de Representantes.
Al oír mi nombre aquella mujeruca, no mostró ni arrepentimiento ni zozobra: Me clavó los ojos negros y brujos, como los tienen algunas viejas pintadas por Goya, y un poco incrédula se limitó a balbucir con el borde de los labios: —Si es el caballero que dice, por muchos años lo sea.
La señora Antonia, la viuda, tenía a su cargo el pésame y la oratoria consoladora, por ser la más suelta de lengua y de mejor explicación entre todas las viejas de la parroquia de Boiro.
El pobre joven, que había anotado las cantidades con sudores de muerte, vióse obligado a hacer el resumen con los dedos, como las viejas.