viento

(redireccionado de vientos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con vientos: vientos alisios
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para viento

aire

Sinónimos

pedo

beber los vientos

Sinónimos

Sinónimos para viento

derrota

Ejemplos ?
Un ardiente bochorno se apoderó del ponto de azulados reflejos, producido por ambos y por el trueno, el relámpago, el fuego vomitado por el monstruo, los huracanados vientos y el fulminante rayo.
El aire y el viento que las envuelven hacen lo mismo y las siguen cuando se elevan y cuando descienden; y lo mismo que en los animales entra y sale el aire incesantemente por la respiración, el aire que se mezcla con estas aguas entra y sale con ellas y provoca vientos furiosos.
Al dulce sueño puede abandonarse; Que alla la aurora con hermoso brillo, Cuando despierte le dará las huellas Que hubo perdido. ¿Por que se asusta triste el navegante Cuando rompiéndose el profundo abismo Baten los vientos y encrespadas olas A su navío?
58B No si el guardia yo me fingiera aquel de los cretes, no Ladas yo, o el piealado Perseo, no si el pegáseo vuelo me llevara, no el de Reso, el de la nívea y rauda biga, añade ahí piedepluma y volátiles, y de los vientos al par requiere la carrera, que juntos, Camerio, a mí me dedicaras: agotado yo, aun así, en todas mis medulas, y por muchos desmayos consumido estaría, a ti, amigo, de buscarte.
La tristeza que tiene mi alma, Por el blanco camino la dejo, Para ver si la encuentran los niños Y en el agua la vayan hundiendo, Para ver si en la noche estrellada A muy lejos la llevan los vientos.
(152) Pero sobre todos uno, Gallardo Alcides frances Luchó una vez contra tres Y no le rindió ninguno. Mozo era de sangre noble Chico de cuerpo, mas fiero, Como los vientos ligero, Y robusto como un roble.
Acechaban los moros sus fronteras como tigres hambrientos; y veían desde lejos sus banderas libres flotando al soplo de los vientos, y en la sangre teñidas de sus haces vencidas.
Habiéndose inclinado hacia atrás, hirió cerca del cuello el pecho del águila, obligando a ésta a soltarla a causa de la violencia del dolor, y dejándola caer en medio de los soldados, voló, por el espacio, a placer de los vientos, dando terribles quejidos.» Estos, te diría, y otros semejantes, son los pasajes cuyo examen y juicio pertenecen al adivino.
Pues como en lo alto del Tauro agitando sus brazos 105 a una encina, o a un conífero pino de sudante corteza, un indómito torbellino, contorsionando con su soplo su robustez, lo arranca: el árbol, lejos, desenterrado de raíz, hacia adelante cae, ampliamente todo cuanto se encuentra quebrando, así, domado su cuerpo, a aquel salvaje postró Teseo, 110 que para nada lanzaba a los vanos vientos sus cuernos.
Pues cuentan que otrora, cuando a su nacido, al que con su armada abandonaba las murallas de la divina, a los vientos confiara Egeo...
Cuando todos aquellos gordos gigantones habían huido del imponente animal, éste se retiró pesadamente armando un gran estruendo, dando espantosos rugidos y echando ruidosos y malolientes vientos.
Tuve la gran tristeza vegetal, el amor a las alas. Para poder lanzarse con los vientos a las estrellas blancas. Pero mi corazón en las raíces triste me murmuraba: "Si no comprendes a los manantiales, ¡muere y troncha tus ramas"!