Ejemplos ?
' aljava y arco tú, Diana armada, que por el monte umbroso y estendido fatigas a las fieras presurosa, huye del alto Ladmo desdichada, donde tu caçador duerme ascondido; que ya otra caçadora más hermosa persigue impetuösa al javalí espumoso y enojado; que ya otra más hermosa caçadora al ciervo sigue aora. Si Endimión la viere, tu cuidado, venciendo de la fiera la braveza, te dexará por ella con tristeza.
-No es tan libre la del soldado, a mi parecer -respondió don Juan-, que no tenga más de sujeción que de libertad; pero, con todo esto, haré como viere.
Debo prevenirle que formada mi firme resolución de morir soltero, no he tenido embarazo y he estado siempre determinado a dar el paso que hoy le encargo; pero con la precisa calidad de que la enferma no dé ya, si es posible, señales de vida: hace cinco años desahuciada y abandonada de los médicos y hasta del Ministro que la auxiliaba: hice varias tentativas para dirigirme a su casa con este mismo objeto; pero me fue imposible vencer el temor de que sobreviviese a aquella enfermedad. Yo no tendría consuelo en la vida, y me desesperaría si me viere casado: esta declaración reglará la conducta de Vd.
Tuvo cetro temido la mano, que aun no muestra haberlo sido; sentidos y potencias habitaron la cavidad que ves sola y desierta; su seso altos negocios fatigaron; ¡y verla agora abierta, palacio, cuando mucho, ciego y vano para la ociosidad de vil gusano! Y si tan bajo huésped no tuviere, horror tendrá que dar al que la viere.
Mírame aquí encadenada Por la maldición de un padre A quien dieron las estrellas Su poder para encantarme.» «Vive ahí, me dijo irritado, Ten esa fuente por cárcel, Sé rica, pero sin gustos, Sé hermosa, pero sea en balde. Enciéndante los deseos, Consúmante los pesares, De noche sólo te muestres Y el que te viere se espante.
Estoy sin tí, do el bien es tan incierto, Que no podrá creerlo quien lo viere, La esperanza dudosa, el dolor cierto, Segun la fuerza con que amor me hiere; Mas el que por tu mano ha de ser muerto, No procure morir, pues así muere.
2.º Si los vientos con que salga del Rio Negro fueren bonancibles, y en el término arriba expresado viere que no puede alcanzar á Punta Rubia, deberá mantenerse inmediato á Punta Rasa á la vela, ó dado fondo, contando con 14 horas que tiene precisamente que estar afuera: pues corriendo la costa desde esta punta basta la Rubia N S de la aguja, y desde ella para el Rio Negro NE SO asimismo de la aguja, si le entra algun tiempo, nunca le puede ser enteramente travesía, pues el mas travieso lo deja navegar en 10 cuartas, y así se halla, estando en esto paraje, en términos de seguir su viage, ó retroceder al Rio Negro, San José ó San Antonio à refugiarse; lo que no sucederá si se hallare à sotavento ó barlovento de la expresada Punta Rasa.
Quedé espantado de ver todo eso ser así, diciendo: -¡Qué diferentes son las cosas del mundo de como las vemos! Desde hoy perderán conmigo todo el crédito mis ojos y nada creeré menos de lo que viere.
De la calidad del primer pecado que cometió el hombre Si alguno dudase por qué la naturaleza humana no se muda con los otros pecados como se mudó con el pecado de aquellos dos primeros hombres, quedando sujeta a la corrupción que vemos y sentimos, y por ella a la muerte, turbándose y padeciendo tanto número de afectos tan poderosos y entre si tan contrarios, de todo lo cual no sintió ella nada en el Paraíso antes del pecado, aunque estuviese en cuerpo animal; si alguno dudase, repito, y viere en esto dificultad...
Quien tan sin carne os viere, si no es ciego, Yo sé que dirá luego, Mirando en vos más puntas que en rastrillo, Que os engendró algún miércoles Corvillo; Y quien pez os llamó, no desatina, Viendo que tras ser negra, sois espina.
19 Respondió entonces Jesús, y díjoles: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que viere hacer al Padre: porque todo lo que él hace, esto también hace el Hijo juntamente.
Vase HORTIGOSA CRISTINA Mire tía si Hortigosa trae al galán y a mi frailecico, y si señor los viere, no tenemos más que hacer sino cogerle entre todos y ahogarle, y echarle en el pozo o enterrarle en la caballeriza.