Ejemplos ?
Lo hacía apenas el sol, cuando a la voz de ¡Cogerle! ¡Matarle!¡Villano!¡Infame!, los ojos abrió el inerme mendigo, que vió al abrirlos confuso tropel de gente que en su redor se apiñaba, aunque la razón no entiende.
Como se suele escribir hoy en México, hacerme el “villano favorito” no tiene sólo un sentido anecdótico, qué va: tiene como propósito político convertirme en el foco de ataque de todas las facciones y grupos con algún agravio o interés.
(35) Y ciego y sin atender A que era su sangre real Citóla ante un tribunal Como á una infame muger. Y para injuria mayor Pública haciendo su audiencia Compró la torpe insolencia De un villano acusador.
Con frecuencia digo que las decisiones ejecutivas no se dan, sencillamente, entre el bien o el mal, como en las películas de vaqueros, entre el muchacho y el villano.
Y todo esto le venía de su real y espontánea afición, el último figurín, en materia de trapos. En fin: el gran villano, cuando hablaba a solas con su mujer, ¡llamaba cursi al cura de la Matiella!
Amor le ofrece su venda, mas ella sus velos rompe para ligar sus heridas; los rayos del sol perdonen. Los últimos nudos daba cuando el cielo la socorre de un villano en una yegua que iba penetrando el bosque.
La Virgo Gloriosa madre sin diçion Apareçiol al obispo luego en vision: Dixoli fuertes dichos, un brabiello sermon, Descubrioli en ello todo su corazon. Dixoli braba-mientre: don obispo lozano, Contra mi por qué fuste tan fuert e tan villano?
Y todavía diera de buena gana estas molestias, si los ratos en que me veo libre de las asechanzas de ese espíritu villano, pudiera consagrarlos al completo olvido de mí mismo, o al cultivo de mi inteligencia y a la adquisición de nuevos conocimientos con el estudio; pero lejos de ello, ese tiempo no me alcanza para precaverme contra unos y vencer el despecho que me producen los actos de los otros; porque el maldito amor propio se rebela lo mismo en estas pequeñeces que en otros asuntos de mayor importancia.
MELCHTHAL.––Ahí está mi mano. La promesa de un villano, noble caballero, es también palabra de honor. ¿Qué sería sin nosotros el caballero?
mejor será matalle con veneno». Aquí, de furia. lleno, Respondió Micifuf: ¿«Por un villano pierdo el favor de vuestra hermosa mano? ¿Él, señora, lo estorba?
que no a los de Castilla; razón sin duda en que se funda la ventaja que hace a todos los otros reinos y naciones esta infantería la fidelidad a sus reyes, mayor que la de otros ningunos, el brío y libertad del más triste villano de Castilla con cualquiera señor o noble, aunque de tan desigual poder, mostrando en la sabiduría del intento cuánto exceden los corazones a las fuerzas humanas.
No te conozco, Ulrico; llevas vestidos de seda, te adornas con plumajes, cuelga de tus hombros manto de escarlata, tratas con desprecio al villano, y te avergüenzas de su amistoso saludo.