vislumbrar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con vislumbrar: bagatelas, deslumbrar, vislumbre
  • verbo

Sinónimos para vislumbrar

figurarse

Sinónimos

divisar

Sinónimos

Ejemplos ?
Nos presionan para evitar que advirtamos otras soluciones que no sean ambas éstas citadas y manejadas por la misma mano, constriñendo nuestro criterio de alarmante manera, al no permitirnos vislumbrar otras formas de resolver nuestros problemas nacionales, que no sean las determinadas por los que disponen a su albedrío de la voluntad de los pueblos, tratando de someternos a filosofías ajenas a los particulares intereses de cada grupo nacional.
–Gracias, caballero –dijo don Fermín, agregando–: Rigen a los hombres y a sus cosas enigmáticas leyes, que el hombre, sin embargo, puede vislumbrar.
en la noche veré la tierra en esplendor bañada, al vislumbrar de la fulgente luna, y no seré feliz: no embebecida el alma sentiré, cual otro tiempo, en mil cavilaciones deliciosas de ventura y amor: hoy afligido solamente diré: «No mi adorada en tal contemplación embelesada a mí dirigirá sus pensamientos».
Los investigadores han acogido como criterio general de que, en el estado actual de la ciencia, tienen mucha importancia las leyendas y tradiciones, como elementos de juicio para estudiar la vida de los pueblos primitivos, sus ideas según el grado de civilización alcanzada; así como por medio de éstas, vislumbrar las relaciones entre pueblos que tienen análogas mitologías.
Pero le sucedió lo que siempre sucede en tales casos: que fue más dichosa mientras fue neófita y conservó la vanidad pueril de creerse buena, nada más que porque tenía buenos pensamientos, excelentes propósitos, y porque prefería aquellas lecturas y meditaciones honradas; y fue menos dichosa cuando empezó a vislumbrar en qué consistía la perfección sin engaños, sin vanidades, sin confianza loca en el propio mérito.
entíamos también necesidad de cariño; las mujeres entrevistas el domingo en la iglesia, los rostros bellos y fugitivos que alcanzábamos a vislumbrar en la calle, desde nuestras altas ventanas, por medio de una combinación de espejos, nos hacían soñar, nos hundían en una preocupación vaga e incierta, que nos alejaba de los juegos infantiles del gimnasio, de las viejas y pesadas bromas de costumbre.
No apenas acaba el Presidente de la República de anunciar estos decretos, de remoralizar a las fuerzas políticas, y de vislumbrar un futuro un poco más alentador para el país, por lo que estas medidas significan, cuando los compañeros priístas vienen a esta tribuna habiendo olvidado el momento en que vivimos y las dificultades por las que hemos pasado.
Nuestro pasado, todo nuestro pasado, está vivo y nos enseña que hemos sido, y seguimos siendo, consecuencia de las adversidades; pero también nos señala que gracias a ellas hemos podido vislumbrar colectivamente lo que nos resulta impostergable, y que este Programa de Gobierno refleja cabalmente: tener Patria definitivamente; ganar una Patria independiente y soberana para nuestros hijos e hijas y los hijos de nuestros hijos e hijas; la Patria perpetua y feliz en la que siempre hemos querido vivir; la Patria Bolivariana y Socialista que, por mandato inexorable del destino, va a triunfar el próximo 7 de octubre de 2012, en la batalla de Carabobo del siglo XXI.
Allí lo conocí y tuve la oportunidad de vislumbrar no solamente una cabeza muy importante, como digo yo, sino también una cabeza comprometida con los cambios que tenemos en el siglo XXI.
La hábil fórmula elaborada a raíz de las conversaciones de Ginebra entre el Ministro Ridley y el Comodoro Cavándoli contenía dos elementos básicos: reconocimiento y transferencia de la soberanía efectiva a la Argentina por un lado y el subsiguiente arriendo al Reino Unido por el otro QUE PERMITÍAN VISLUMBRAR, POR PRIMERA VEZ, UNA POSIBILIDAD SERIA Y CONCRETA DE HALLAR UNA SOLUCIÓN.
Pero en París están dando las doce durante una hora, y el reloj del Louvre tomó pronto la palabra con más solemnidad, luego el de los Agustinos y después el del Châtelet, de modo que Eustaquio, asustado porque se había hecho muy tarde, echó a correr con todas sus fuerzas, dejando atrás en pocos minutos las calles de la Monnaie, de Borrel y Tirechappe; luego contuvo el paso y, una vez dobló la calle de la Boucherie–de–Beauvais, alegró el semblante al vislumbrar los toldos rojos de la plaza de Les Halles, los tenderetes de los Enfants–sans–Souci, la escala y la cruz y el hermoso farol de la picota con su tejadillo de plomo.
Y nada de extraño hubiera tenido que convirtiera en realidad sus tentaciones, porque con razón sobradísima habíale aquello hecho vislumbrar un horizonte risueño...