volcánico


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para volcánico

ardiente

Sinónimos para volcánico

desaforado

Sinónimos

Ejemplos ?
Creo que el noroeste de ella corresponde a la cumbre de un cono volcánico hundido, y la bahía de El Chiquero al propio cráter; el angosto y alto ribete montañoso que circunda la bahía forma el borde del cráter, siendo la islita La Ceiba prolongación del mismo ribete.
Todos los que sentimos al niño como el primer espectáculo de la Naturaleza, los que creemos que no hay flor, número o silencio comparables a él hemos observado muchas veces cómo, al dormir y sin que nada ni nadie le llame la atención, ha vuelto la cara del almidonado pecho de la nodriza (ese pequeño monte volcánico estremecido de leche y venas azules) y ha mirado con los ojos fijos la habitación aquietada para su sueño.
Cronología Puyango se formó bajo condiciones marinas litorales y terrestres en una cuenca de sedimentación relativamente estrecha; limitada al oriente por la Cordillera de Los Andes, volcánicamente activa; y, al occidente por el archipiélago volcánico conocido como Cordillera Amotepe.
Alrededor, cuanto abarcaba los ojos del fox-terrier, los bloques de hierro, el pedregullo volcánico, el monte mismo, danzaba, mareado de calor.
Este país ha sufrido una Gran Revolución, y marcha sobre un terreno volcánico: como una revolución trae mil y las primeras no se habían apaciguado, la historia de la Ladera está produciendo todavía sus efectos; por supuesto, el Sur del Cauca está en campaña con todas las furias infernales.
Puede aún alejarse con la mente, si quiere; puede si quiere abandonar un instante su cuerpo y ver desde el tejamar por él construido, el trivial paisaje de siempre: el pedregullo volcánico con gramas rígidas; el bananal y su arena roja: el alambrado empequeñecido en la pendiente, que se acoda hacia el camino.
Llama la atención que a pesar de recoger la mayor cantidad de nombres posibles, de ríos, arroyos y otros accidentes geográficos, no aparezcan nombres tan comunes, para nosotros, como el “Domuyo” a pesar de tenerlo casi siempre a al vista en todo su recorrido por el norte neuquino. Sólo hace referencia a él como “monte volcánico sin pico”.
Si al estruendo volcánico, profundo De tu derrumbamiento, cimbra en torno La tierra estremecida, el viento llora Y aún tu cuenca de piedra conmovida, Sonora te responde; ¡ay!
Sin embargo, en la parte baja de ese rostro inquietador, donde las móviles aletas de la nariz aspiran lo desconocido y lo imposible, estalla, con gracia inexpresable, la risa de un boca grande, roja y blanca y deliciosa, que hace soñar en el milagro de una soberbia flor abierta en un terreno volcánico.
La vista de la hermosa muchacha, fresca y sana como las brisas de la sierra, había conmovido lo más íntimo de su volcánico e indómito corazón.
Las gallinas, con las alas en tierra, jadeaban tendidas a latriple sombra de los bananos, la glorieta y la enredadera de florroja, sin atreverse a dar un paso sobre la arena abrasada, y bajo unsol que mataba instantáneamente a las hormigas rubias.Alrededor, cuanto abarcaba los ojos del fox-terrier, los bloques dehierro, el pedregullo volcánico, el monte mismo, danzaba, mareado decalor.
Con satánica sonrisa jure a su virgen amor con un volcánico ardor que cruce cual blanda brisa, y de hinojos ante Elisa acredite su constancia; y ya es hombre de importancia.