zeugma


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para zeugma

adjunción

Ejemplos ?
Sin duda, por la versatilidad narrativa, el propósito de elaborar una filosofía moral y el admirable manejo de las figuras retóricas, es el autor español más admirado por Gracián de entre sus contemporáneos, y uno de los autores de los que extrajo mayor cantidad de ejemplos en su tratado del concepto Agudeza y arte de ingenio, a pesar de no ser poeta, por su manejo de la paronomasia, la dilogía, el zeugma o el calambur.
(Archar) Legio V Macedonica: Oescus (Gigen) Legio I Italica: Novae (Svishtov) Legio IV Flavia Felix: Burnum (Kistanje) Legio XVI Flavia Firma: Satala (Sadagh) Legio XII Fulminata: Melitene (Melitene) Legio VI Ferrata: Samosata (Samsat) Legio IV Scythica: Zeugma (Belkis) Legio III Gallica: Raphanaea Legio X Fretensis: Aelia Capitolina (Jerusalén) Legio XXII Deiotariana e Legio III Cyrenaica: Nicópolis (Alejandría), con vexillatio en Coptos (Qift) y Thebae (Al Uqsur) Legio III Augusta: Theveste (Tebessa) Legio VII Gemina: Legio (León)
Según la morfología del término, se distinguen: Zeugma simple: Cuando la forma sobreentendida se puede recuperar en igual forma al término original.
Ej: Alonso Carrión: Mesozeugma: Zeugma en el que el término expreso se encuentra en un enunciado intermedio. Ej. Miguel Hernández: Prozeugma: Zeugma en el que el término expreso se encuentra en el primer enunciado.
n retórica, el zeugma (ceugma, zeuma o adjunción; del griego ?e??µa yugo, lazo), dentro de las figuras retóricas de construcción, es una de las figuras de omisión.
El taller de escultura de Yesemek, a 30 km al sur de la ciudad de Islahiye, fue uno de los primeros del mundo. Otros restos históricos son las ruinas de Belkis (Zeugma) y Kargamis, en la ciudad de Nizip.
Alonso Carrión: Zeugma complejo: Cuando al final de una serie de elementos del mismo nivel sintáctico se introduce una función gramatical diferente, que actúa como factor sorpresivo y de ruptura.
Es posible la división del verso entre varios actores, pero, mientras que en los trágicos más antiguos y en Aristófanes tal división tiene lugar en concomitancia con la diéresis central, en Eurípides y luego aún más en Menandro, el verso se divide sin tener en cuenta las pausas métricas, buscando obtener así un efecto de mayor inmediatez. El zeugma de Porson (véase trímetro yámbico) se respeta rigurosmente en Arquíloco y en la tragedia.
Aquí vemos un ejemplo de sustantivo omitido en zeugma: «Dieron luego conmigo en un calabozo cargándome de hierros, que este fue el fruto de los míos» (mis yerros —de errar—, se entiende: El Criticón, 1.ª parte, crisi IV).
Y aun lo malo, si poco, no tan malo» (Oráculo..., 105.), que además es una declaración de intenciones que se puede aplicar al laconismo de su elocución. Muy frecuente es, con este mismo objetivo, la utilización del zeugma.
Con objeto de ganar tiempo, Baso comunicó a un cabecilla de la Cirréstica que pensaba que los partos pasarían el Éufrates por Zeugma, el lugar acostumbrado, y que allí los podía derrotar fácilmente puesto que desde la altura podía controlar a la caballería de los partos; el cacique, que era en realidad un agente doble (y Ventidio lo sabía), comunicó esta confidencia al príncipe Pacoros.
El hexámetro recurre frecuentemente, para lograr la correcta medida cuantitativa del verso, a diversas licencias como la sinalefa o elisión, el hiato, la aféresis, la sinéresis, la diéresis, la sinícesis, la abreviación yámbica o el zeugma de Hermann, entre otras.