abasí


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para abasí

abasida

Sinónimos

  • abasida
Ejemplos ?
También se conoce como califato de Bagdad, ya que el califato abasí fue fundado en Kufa en 750 y cambió su capital en 762 a Bagdad.
Mientras tanto, los bizantinos, aprovechando las luchas internas desde los inicios del califato abasí, fueron apoderándose de Siria, para que al final el califa enviara tropas obligando a la emperatriz Irene a firmar la paz y a pagar un tributo anual.
Fue terminado en 1515 y el 7 º (Musa ibn Jafar al-Kathim) y 9º imanes (Mohammad al-Jawad) fueron enterrados allí. Uno de los edificios más antiguos es el Palacio Abasí.
Las conmociones sociales y políticas del siglo IX trajeron también el debilitamiento del antiguo ejército jurasaní que había llevado al poder a la familia abasí.
Esteban II (715 - 757): papa de Roma y fundador de los Estados pontificios. Harún al-Rashid (766 - 809): califa abasí. Irene (752 - 803): santa de la iglesia ortodoxa, emperatriz bizantina.
Si los Estados francos sobrevivieron hasta 1291 fue por la intervención de los mongoles que, al acabar con el califato abasí en 1258 y conquistar la región de Oriente Medio, dieron un respiro a los latinos, al no ser los mongoles hostiles al cristianismo.
El nombre es pre-islámico y los orígenes no son claros, pero se relaciona con asentamientos anteriores, que no tenían ninguna importancia política o comercial, por lo que es, en la práctica, una fundación en tiempos del Califato Abasí.
En el año 761 Al-Mansur (el Victorioso) fundó Bagdad, cerca de las ruinas de la antigua Babilonia y la convirtió en la capital del islam. Mansur creía que Bagdad era la ciudad perfecta para ser capital del imperio islámico bajo el Califato Abasí.
De hecho, fueron las intrigas de una facción de la burocracia civil las que permitieron que se proclamara califa a uno de los miembros más débiles y fácilmente manejables del linaje abasí, al-Muqtadir (908-932), cuyo gobierno estuvo controlado por los visires, de grupos rivales que luchaban por acaparar los recursos fiscales.
El califa abasí de turno no tuvo más remedio que cederle el poder efectivo, poniendo fin a varias décadas de lucha en las cuales los jefes del ejército se habían hecho con todo el poder.
Uno de los rasgos que más ha llamado la atención sobre los buyíes es el hecho de que, a pesar de ser chiíes, no manifestaron ninguna predisposición contra el califato abasí y permitirían que sobrevivieran, aunque evidentemente reducido a un papel simbólico y que -paradójicamente- en este periodo pasaría a ser el punto de referencia espiritual de todos los musulmanes suníes.
El califa abasí, que cada vez se apoyaba más en las tribus turcas, pidió ayuda a los selyúcidas para expulsar a los buyíes de Bagdad.