abdicación

(redireccionado de abdicaciones)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para abdicación

dimisión

Ejemplos ?
La caída del antiguo régimen español con las abdicaciones de Bayona implicaba que los reinos castellanos de Indias perderían el estatus especial que le otogaban las Leyes de Indias, según las cuales eran patrimonio de la monarquía española (aunque previamente, en 1768, en la práctica, los reinos americanos habían sido mermados a una condición colonial por las reformas borbónicas del Imperio Español).
En Europa, con la ocupación francesa de España y la captura de la familia real española, el emperador Napoleón Bonaparte impuso en 1808 las abdicaciones de Bayona por las que el monarca Fernando VII de España y su padre y predecesor Carlos IV de España renunciaban a sus derechos a la corona de España, que incluía a los territorios americanos, en favor del emperador Napoleón, quien finalmente los otorgó al rey José Bonaparte, luego de lo cual Fernando VII quedó cautivo.
Javier Ocaña, del diario español El País, consideró a la película como «una obra casi shakespeariana sobre lealtades, egos, abdicaciones, herencias y contubernios...
Los seis países independientes que se crearon a la conclusión guerras de independencia hispanoamericana como resultado fueron: 20px Primer Imperio Mexicano 20px Gran Colombia 20px Provincias Unidas del Río de la Plata 20px Chile 20px Perú 20px Bolivia Adicionalmente, en el Río de la Plata hubo un movimiento autonomista que mantuvo su autogobierno con éxito y que originó la constitución de otro país: 20px Paraguay Tras las Abdicaciones de Bayona de 1808 y la instauración del congreso constituyente español de 1812, en la América española, algunas jurisdicciones se agruparon formando parte de estados más extensos y así declararon su independencia, del que más tarde se separaron, o lo hicieron formaron parte de otro país.
En los Tratados publicados en la gazeta de Madrid, nacida a mediados del siglo XVII, es fácil encontrar la utilización del título Rey de España, así como una distinción del concepto de España con respecto a Portugal La fórmula de la intitulación diplomática se fijó de forma más estable a partir de 1555-1556, tras las abdicaciones de Carlos V, que dejaban a su hijo Felipe II todos sus territorios, que no habían sido cedidos anteriormente.
Liberados por el gobierno español, se dirigieron a Trieste, y el 15 de junio declaraban nulas las abdicaciones realizadas mientras estaban detenidos, pero su otro hermano, Juan, las consideró válidas y asumió los derechos al trono.
En 1808 Napoleón aprovechó las disputas por el trono entre el rey español Carlos IV y su hijo, el futuro Fernando VII, para intervenir en el Imperio español e imponer las llamadas «abdicaciones de Bayona», por las cuales ambos renunciaron sucesivamente al trono de España en favor de José Bonaparte, luego de lo cual Fernando quedó cautivo.
Así, hace firmar a principios de mayo de 1808 tanto al rey Carlos IV como al príncipe Fernando (futuro Fernando VII) las conocidas como Abdicaciones de Bayona en las que renunciaban a sus derechos al trono de España en favor de Napoleón, que a su vez renunció en favor de su hermano en junio.
a Guerra de la Independencia Española fue un conflicto bélico desarrollado entre 1808 y 1814 dentro del contexto de las Guerras Napoleónicas, que enfrentó a las potencias aliadas de España, Reino Unido y Portugal contra el Primer Imperio Francés, cuya pretensión era la de instalar en el trono español al hermano de Napoleón, José Bonaparte, tras las abdicaciones de Bayona.
Napoleón les había obligado a acudir a Bayona. Este episodio es conocido como las Abdicaciones de Bayona y tuvo lugar el 5 de mayo de 1808.
Allí se encontró también con sus señores y con su enemigo Fernando; ni padre ni hijo eran ya reyes por haber hecho cesión de sus derechos sobre la corona española a la dinastía Bonaparte (Abdicaciones de Bayona).
Pero, para España, el motín de Aranjuez supuso la ruptura de la legalidad, y como consecuencia del exilio de su familia real y el vacío de poder, la invasión francesa, la pérdida de soberanía de España sobre su territorio, la expoliación de sus tesoros y, más remotamente, la pérdida de los territorios americanos y el reinado del peor rey que pudiera haber tenido España en el siglo XIX, Fernando VII, tras cuyo ominoso reinado dejó por herencia unas guerras carlistas que hicieron del siglo XIX, de principio a fin, un siglo para olvidar. Desde las abdicaciones de Bayona, Napoleón había ido decidiendo el destino en el exilio de Carlos, Mª Luisa y Godoy.