abdicar

(redireccionado de abdicado)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con abdicado: abdico, abdicando
  • all
  • verbo

Sinónimos para abdicar

Sinónimos para abdicar

Ejemplos ?
Él ha abdicado el derecho que tenía para gobernarnos, declarándonos la guerra y poniéndonos fuera de su protección: haciendo el pillage en nuestros mares: asolando nuestras costas: quitando la vida a nuestros conciudadanos y poniéndonos a merced de numerosos ejércitos estranjeros para completar la obra de muerte, desolación y tiranía comenzada y continuada con circunstancias de crueldad y perfidia totalmente indignas del jefe de una nación civilizada.
El licenciado Ignacio López Rayón logró formar la junta de Zitácuaro con el propósito de constituir un organismo legal de gobierno para Nueva España, ya que el rey Carlos IV de España había abdicado y Fernando VII estaba en manos de Napoleón; la junta pretendía coordinar a las dispersas fuerzas insurgentes.
En 1689, una Convención Parlamentaria fue abierta y declaró que Jacobo había abdicado el reino cuando trató de huir, y que el trono estaba por lo tanto vacante.
El 13 de febrero de 1689, el Parlamento aprobó la Declaración de Derechos, en la que se consideraba que Jacobo, con su intento de fuga del 11 de diciembre de 1688, había abdicado al gobierno del reino y que de tal modo el trono había quedado vacante.
Pero la intranquilidad continuó debido a las turbulencias políticas y bélicas en Europa: tanto el Rey (Carlos IV) como su hijo (el futuro Fernando VII) habían abdicado (forzadamente) en favor de Napoleón quien a su vez había instalado a su hermano José Bonaparte, conocido por el apodo de "Pepe Botella", como rey de España.
Durante la campaña electoral para las elecciones municipales de abril de 1931, que llevaría al cambio de régimen en España, y a pesar de la presencia de católicos como Niceto Alcalá Zamora o Miguel Maura en las filas republicanas, buena parte de los miembros de la Iglesia vincularon la doctrina católica con la del ideario de los partidos monárquicos pero tras la derrota de estos y en los días posteriores inmediatos a la proclamación de la Segunda República, la jerarquía católica, a pesar de sus reticencias iniciales, justificadas en que el gobierno se llamaba a sí mismo "provisional" y en que el rey no había abdicado, terminó por acatar formalmente la forma del nuevo régimen.
Hay que resaltar que Cataluña continuó formalmente perteneciendo al imperio francés hasta el 28 de mayo de 1814, con la retirada ordenada de todas sus tropas al mando del general Pierre Joseph Habert. Por aquel entonces incluso Napoleón ya había abdicado (Tratado de Fontainebleau, 14 de abril de 1814).
Si Guillermina no hubiera abdicado en su hija antes de morir, habría reinado 72 años y 5 días, lo que habría sido el segundo reinado más largo de Europa (tras el de Luis XIV de Francia), el sexto más prolongado del mundo y el más largo de una mujer en toda la historia.
En el verano de ese año, después de la muerte de su esposa la reina Oneca el rey Alfonso IV de León renunció al trono a favor de su hermano Ramiro y profesó como monje en el monasterio de Sahagún. Después de haber abdicado, se arrepintió y en el invierno de 931 y en el verano de 932, intentó recuperar el trono.
Este entrenamiento causó disputas entre el shogunato y el Retirado Emperador Suko, quien reclamaba que su hijo debería ser entronizado; ya que el Emperador Suko había abdicado de manera forzosa en 1351 y que el Emperador Go-Kogon había asumido el cargo en medio de la Revuelta Kan'o de 1352, cuando no había nadie quien asumiera el trono.
Como representantes del poder eclesiástico dieron su voto el obispo cardenal de Ostia, el obispo de Lodi, el obispo de Concordia y el arzobispo de Milán. Como el papa Gregorio XII había abdicado antes, la condena se hizo sin participación papal.
En 1975 los tradicionalistas seguidores de Sixto Enrique de Borbón y partidarios del ideario clásico del carlismo, que no aceptaron los cambios del Partido Carlista organizado en 1970 ni reconocieron la legitimidad de ejercicio de Carlos Hugo de Borbón (en quien Javier había abdicado en 1975) constituyeron nuevamente una organización con el nombre de Comunión Tradicionalista (1975), que afirmó ser heredera de la Comunión Tradicionalista histórica.