Ejemplos ?
Los ojos pardos resultaban muy tristes y abismados entre el paréntesis de la hirsuta ceja y de la ojera negra, tan negra que se dijera de corcho quemado, tan honda que semejaba cicatriz.
Entre tanto, acontecimientos urgentísimos están teniendo lugar, sin que nosotros, abismados en este problema que en realidad no lo es, podamos participar seria y coordinadamente por no tener nuestro dispositivo de acción a punto.
No en balde: a los dieciséis años daba quince y raya a unos y otros. Abismados se quedan los frailes con las hondas cuestiones que a menudo les propone; con los silogismos, en la más castiza latinidad, de que se vale a cada paso.
¡Mentiras con vestuarios de certezas que nos encadenan y nos han diseñado desde niños los cerebros convenientes! ¿Quién se ha preocupado por nuestra desolación, si ellos mismos se encuentran abismados?