ablandar

(redireccionado de ablanda)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para ablandar

Sinónimos para ablandar

Ejemplos ?
al corazón doliente; ablanda, diosa mía, tu condición tirana; mira cuál a tus pies ruego amoroso; di una sola palabra, y soy dichoso.
A puto el postre Apolo la seguía, y a voces le decía: «Detente, fugitiva de mis ojos, mira que vas descalza y hay abrojos, y maltratando vas tus plantas tiernas, y se te ven las piernas, que son para doncella desacatos; toma, que aquí te traigo unos zapatos, mas, ¡ay!, que a ser ingrata te resuelves, pues a un toma no vuelves. No eres mujer sin duda, si un toma no te muda; pues ¿quién con una manda su dureza no ablanda?
-Entonces -insistió el francés, que no perdía de vista su negocio-, si ella ama tanto la toilette, yo traigo cosas deliciosas... -¡Tiempo perdido! No se ablanda el cónyuge... ¡Es un sucio!
He visto siempre en el carnaval de la vida al amor siendo de todo, jugando con los hombres como con sus muñecas los niños, porque los ciega, los ablanda, los ridiculiza, los transforma a su capricho en lo que se le da la gana.
PROMETEO ¡Dichoso tú que habiendo sido parte Y cómplice de todas mis empresas, Impune estás! Mas no vayas a Jove; Mira por ti; desiste de ayudarme; Ni le supliques nada; no se ablanda.
Lo apoya, al fin sin fuerzas, sobre el prado, mas gira entorno de él siempre a su lado; como osa, a la que algún montero aguja en el espacio de su oscura roca, su cría protege y con incierta puja a un tiempo la piedad e ira toca: a abrir las garras el furor la empuja, la empuja a ensangrentar la fiera boca; la ablanda en cambio amor, y la retira hacia su cría más pese a la ira.
También suelen hacer cuevas debajo de tierra, las cuales cubren con mucho estiércol, que les sirven para retirarse en invierno y recoger allí sus frutos, porque los defienden del rigor del frío que con esto se ablanda, y si alguna vez el enemigo entra en la tierra, destruye y lleva lo que haya a mano y no llega a lo que está escondido y debajo de tierra, o por no saber dónde está, o por no detenerse a buscarlo.
Si se aprueba la naturaleza del ámbar pegándole fuego, hallaremos que se enciende como tea, y hace una llama grasa y olorosa, y después se ablanda y derrite, quedando como pez o resina.
Yo al rayo que lanzas, distingo tu ceño rasgando los lutos que esconden la esfera que entonces el hombre recuerda del sueño, y el bronce del pecho se ablanda cual cera.
XXXIII Soñé a Dios como una fragua de fuego que ablanda el hierro, como un forjador de espadas, como un bruñidor de aceros que iba firmando en las hojas de luz: Libertad.—Imperio.
Y piensa también que si va con la tropa, ganará bastantes pesos para traerle de regalo un lindo pañuelo de seda, lo que, muchas veces ablanda los corazones y vence las resistencias.
¡Parece como si todo el oro del mísero mundo se hubiera colocado en esas paredes!» Los ojos del niño: «¡Qué hermoso!, ¡qué hermoso!; ¡pero es una casa donde sólo puede entrar la gente que no es como nosotros!» Los ojos del más chico estaban fascinados de sobra para expresar cosa distinta de un gozo estúpido y profundo. Los cancioneros suelen decir que el placer vuelve al alma buena y ablanda los corazones.