ablandar

(redireccionado de ablandaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para ablandar

Sinónimos para ablandar

Ejemplos ?
El ruido de los aviones y la propaganda radial contagiaron el descontento y, sobre todo, ablandaron la voluntad del régimen arbencista.
/ Así pues, cuando a él las fluentes ondas, adonde hombre había descendido, / ve que semihombre lo habían hecho, y que se ablandaron en ellas / sus miembros, sus manos tendiendo, pero ya no con voz viril, / el Hermafrodito dice: «Al nacido dad vuestro de regalos, / padre y también genetriz, que de ambos el nombre tiene, / que quien quiera que a estas fontanas hombre llegara, salga de ahí / semihombre y súbitamente se ablande, tocadas, en las aguas».
En cuanto a las suspensiones, de eje De Dion la trasera e independiente la delantera, se ablandaron considerablemente, con el fin de facilitar el agarre de las ruedas al suelo.
El milagro, el magnetismo encantador de lo desconocido, bajó a iluminar las frentes piadosas de los santos; entre los suaves dedos que absuelven se ablandaron y torcieron las leyes físicas; las cosas se enternecieron y amaron.
Mirábala su hermano, y, aunque la soltura de su atrevimiento le incitaba a la venganza, las palabras tan tiernas y tan eficaces con que manifestaba su culpa le ablandaron de tal suerte las entrañas, que, con rostro agradable y semblante pacífico, la levantó del suelo y la consoló lo mejor que pudo y supo, diciéndole, entre otras razones, que por no hallar castigo igual a su locura le suspendía por entonces; y, así por esto como por parecerle que aún no había cerrado la fortuna de todo en todo las puertas a su remedio, quería antes procurársele por todas las vías posibles, que no tomar venganza del agravio que de su mucha liviandad en él redundaba.
Así pues, cuando a él las fluentes ondas, adonde hombre había descendido, 380 ve que semihombre lo habían hecho, y que se ablandaron en ellas sus miembros...
Ni ruegos ni dones la ablandaron, y con la espuela de la dificultad, Floraldo se exaltó, disparatado y loco, y llegó al extremo de poner a disposición de la bohemia, cual si arrojase un cequí sobre la alfombra que zarandeaban sus pies, fortuna, nombre, cuanto ofrecer puede un sediento de felicidades que la fantasía agiganta, a la mujer que se ha hecho dueña de sus potencias y sentidos.
Dicen, los sabios valientes, que la palabra virtuosa es sin ambages; «Jamás niño sin pecado salió de mujer, Jamás existió un adolescente inocente desde los más remotos tiempos.» El hombre — su dios prestó oídos a sus amargas lágrimas y a su llanto; El joven — sus quejas y lamentos ablandaron el corazón de su dios: Las palabras virtuosas, las palabras sinceras pronunciadas por él, su dios las aceptó.
Hombre en fin de mucho seso. Hombre á quien nunca ablandaron Las desventuras mayores, Ni las palabras mejores Crédito con él lograron.
-Güeno -dijo éste con voz más firme tras un breve silencio-, lo cierto es que a mi compadre al ver aquello se le ablandaron las entrañas y encomenzó a decir que aquello era un contra Dios y que yo estaba pidiendo a voces un grillete...
En la Sátira I, referente a la amplitud y contenido de su obra, Juvenal afirma que:: Desde que Deucalión, cuando las lluvias torrenciales elevaron las aguas,: escaló con su nave la cima para consultar el oráculo,: desde que los peñascos se ablandaron y recibieron poco a poco el calor de la vida...
Las noticias de la victoria final sobre los realistas en la batalla de Ayacucho ablandaron el ánimo de Bolívar quien liberó a los prisioneros pero desterró nuevamente a Raulet con destino a Chile, de vuelta en ese país ofreció sus servicios al Supremo Director Ramón Freire, con quien colaboró en la represión de una insurrección armada en su contra, en la cual fue herido.