abogar

(redireccionado de abogaba)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con abogaba: abogue
  • all
  • verbo

Sinónimos para abogar

interceder

Sinónimos para abogar

Ejemplos ?
La ONU adoptó por unanimidad la resolución 242 en la que exigía la retirada israelí de los territorios ocupados, a la vez que abogaba por el derecho de todos los estados de la región a unas fronteras seguras.
Sin embargo, en 1978, una edición que especificaba ABABA' fue preparada por Peter Gülke y publicada por la Editorial Peters. En 1999, otra edición de Jonathan Del Mar publicada por Bärenreiter abogaba por el regreso al ABA'.
Usher, Greek Oratory, 226 Aunque Demóstenes dijo que nunca abogaba en ningún caso privado, Demóstenes, Contra Zenotemis, no está claro todavía cuándo abandonó Demóstenes la lucrativa (aunque no tan prestigiosa) profesión de logógrafo, y si es que llegó a hacerlo.
Lenin consideraba que los economicistas idealizaban la situación del momento, que consideraba primitiva y con una organización de aficionados y abogaba por formar una fuerte, con sólida base teórica, organizada y disciplinada.
Gabriel Marcel en su primer libro, Journal Metaphysique (Diario metafísico), abogaba por una filosofía de lo concreto que reconociera que la encarnación del sujeto en un cuerpo y la situación histórica del individuo condicionan en esencia,: «lo que se es en realidad», es -como Maritain- uno de los "existencialistas cristianos franceses".
Durante su estancia en Austria-Hungría, Lenin se dedicó a analizar tanto la situación en Rusia, que creía iba a llevar a un nuevo periodo revolucionario, como la internacional, caracterizada por tensiones cada vez mayores que conducían a la guerra, en su opinión consecuencia del imperialismo. Las diferencias entre fracciones eran ya tan grandes que en 1911 Lenin abogaba por la separación en dos partidos.
En apenas unas semanas tras su regreso a Rusia y mediante una intensa campaña de propaganda en la organización, Lenin había conseguido arrebatar la dirección del partido a la corriente moderada encabezada por Kámenev que abogaba por convertirlo en una oposición pacífica al Gobierno y alinearlo con las exigencias revolucionarias más radicales de la población.
Entre Marx que abogaba por «transformar el mundo» por medio de la política o el «cambiar la vida» de Rimbaud por medio de la poesía, Miró escogió lo segundo.
Siempre fue un entusiasta consistente de la democracia y el gobierno mundial, y abogaba por el establecimiento de un gobierno internacional democrático en algunos de los ensayos reunidos en In Praise of Idleness (1935), y también en Has Man a Future?
Estos jóvenes, futuros arquitectos, eran particularmente sensibles al discurso de otro teórico del arte: el jesuita Marc-Antoine Laugier, autor del «Essai sur l'architecture» (1753), que abogaba por una teoría moral de las artes, en la que la arquitectura debía de educar y ser puesta al servicio del progreso de la sociedad, del bien común.
En efecto, hubo estudiantes de derecha que llegaron a realizar protestas frente a su casa. Weber abogaba por la democracia como una herramienta para elegir líderes fuertes.
Se especula que, tras una serie de reuniones, ambos estaban de acuerdo en que la libertad de la República estaba en juego, pero no tenían los mismos puntos de vista de cómo actuar; Marco Junio Bruto no pensaba asistir al Senado el día 15, sino que abogaba por la protesta pasiva (la abstención); pero Gayo Casio Longino le replicó que como ambos eran pretores, podían obligarlos a asistir.