abolir

(redireccionado de abolían)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abolir

Sinónimos para abolir

Ejemplos ?
Tras la firma por Carlos X de las Ordenanzas de Saint-Cloud el 25 de julio de 1830, que abolían la libertad de prensa, la nueva cámara y creaban una nueva ley electoral más reaccionaria, Thiers publicó el 27 un alegato contra estas disposiciones en el que exponía: “El gobierno pierde hoy toda su legitimidad, y los ciudadanos no tienen por qué obedecerle.
A partir de la Ley de las XII Tablas, los Pretores asumieron la función jurisdiccional, y para poder tipificar nuevos casos emitían al inicio de su mandato un Edicto en el que indicaban que era punible, en el que asumían como propios los edictos de pretores anteriores, y corregían o abolían las disposiciones recibidas.
Cuando los inventos abolían por completo los procesos que habían sido la base para el cobro de la ganancia, para el capitalista a menudo era suicida adoptarlos.
Desconectado de la resistencia albanesa contra los italianos, sólo pudo observar pasivamente desde el exilio cómo los Partisanos albaneses de Enver Hoxha tomaban el poder en Albania a fines de 1944 y abolían la monarquía.
En su defensa de la Inquisición los diputados «serviles», por su parte, recurrieron al argumento de que las Cortes no eran competentes, pues se trataba de un tribunal eclesiástico, cuya supresión o continuidad correspondía al papa, por lo que si las Cortes lo abolían provocarían un «cisma» apartando «a la Iglesia de España del centro de la unidad».
En 303, la tetrarquía formada por los augusti Diocleciano y Maximiano y los césares Galerio y Constancio emitió una serie de edictos que abolían los derechos legales de los cristianos y exigían a la vez que cumplieran con las prácticas religiosas tradicionales.
Las contribuciones se repartirían de manera proporcional. Se abolían los empleos y privilegios hereditarios y las vinculaciones eclesiásticas y laicales.
Estas leyes abolían el sistema electoral vigente desde abril de 1830, por el que las listas ganadoras obtenían todos los cargos en disputa, y lo sustituían por un sistema de representación proporcional no integral.
En 1926 el PRPM (Partido Revolucionario del Pueblo Mongol) aprobó la ley de separación de la Religión y el Estado, en la que se dice que "nuestro gobierno es favorable a la religión del «Bendito Sakya Munis», por lo que es, dentro de la ley, firme defensor de la obediencia, estudio y difusión de sus enseñanzas", aunque se abolían los privilegios de las capas superiores del clero budista –reencarnaciones de lamas famosos (hubilganov) y superiores de los monasterios (hambo lama) – y se ordenaba que se solicitara el permiso del gobierno a la hora de localizar nuevas reencarnaciones.
El decreto de las Cortes de Cádiz suponía la incorporación a "la nación" de los señoríos jurisdiccionales de cualquier clase y condición, pasando a ser competencia pública el nombramiento de todos los justicias y demás funcionarios públicos. Abolían los dictados de vasallo y vasallaje y las prestaciones, así reales como personales, que debían su origen al título excepcional, a excepción de los que procedan de contrato libre en uso del derecho de propiedad.
Las autoridades llegaron a prohibir la celebración en alguna ocasión, pero cada vez que se prohibía regresaba, ya que se abolían las restricciones o la policía ya no les daba mucha importancia.
La línea directa del marquesado original tuvo corta vida debido a que, tras la independencia en 1824, el general Simón Bolívar promulgó una ley por la que se abolían todos los privilegios y títulos de la nobleza en las tierras de la recién creada Gran Colombia, misma que sería ratificada más tarde por el novísimo estado de Ecuador.
Aunque Schuschnigg esperaba simplemente un acuerdo según los términos de 1936, Hitler le impuso una serie de condiciones que en la práctica abolían la independencia austriaca: la admisión de los nacionalsocialistas en el Frente Patriótico, la proclamación de esta ideología como compatible con la del Estado austriaco, la liberación de los presos por actividades relacionadas con los nazis, mayor cooperación militar y la inclusión en el Consejo de Ministros de dos simpatizantes del partido, Arthur Seyß-Inquart como ministro del Interior y Hans Fischböck como responsable de la cartera de Finanzas.
Pese a las disposiciones que abolían los señoríos y los varios pleitos con la población desde 1836 hasta 1859, los condes de Revillagigedo mantuvieron su posición señorial hasta el mes de julio de 1955, mes en el que, Doña María de la Concepción Ulloa y Fernández-Durán, Grande de España, condesa de Revillagigedo, cedió, vendió y transfirió los derechos señoriales subsistentes a un particular, Don Carlos Martínez de Velasco y Moreno, abogado madrileño.
Por ello, con el fin de reforzar la autoridad central, ese mismo año se abolían las seis regiones militares, y se reestructuraba la división administrativa del país.
El 2 de enero de 1809 (en el contexto de la Guerra de Independencia), el municipio se sublevó para evitar que el marqués nombrara Justicia y Ayuntamiento, hecho que se vio favorecido por un decreto de 1811 por el que las Cortes abolían los señoríos jurisdiccionales.
Veiga (1989), p. 184 El día 20 del mismo mes se abolían todos los partidos políticos, incluyendo la formación de Codreanu. Este hubo de plegarse a las disposiciones del gabinete real, disolver su partido, sedes, cooperativas y restaurantes.
Dicho virrey llegó con el decidido propósito de hacer cumplir las recientemente promulgadas Leyes Nuevas, que abolían las encomiendas y prohibían el trabajo personal de los indios.