Ejemplos ?
Todo este cromo aborigen y sucio se ataviaba con un pantalón que le llegaba hasta los tobillos, y una blusa negra de lechero vasco.
Por esta razón, decimos, al proclamar que las Provincias de El Oro, Azuay y Cañar, proceden de ese barro y linaje de los CAÑARIS, debemos hacer esta declaración como si estuviéramos sosteniendo nuestra propia Bandera: la Bandera de nuestra Patria: para significar que pertenecemos a una raza altiva y heroica al mismo tiempo; a una sangre aborigen que fue estímulo edificante de; patriotismo, porque defendió, palmo a palmo, la tierra donde se meció la cuna, el regazo materno que lo acarició y el campo santo donde se guardan con cariño los restos de los antepasados.
Las pieza eran hecha del mismo barro que empleaban los indígenas para la fabricacion de idolillos y demás objetos de alfareria aborigen, que hogaño se extraen de la huacas.
Pero, en ese tiempo inquisitorial, una gran voz cristiana, la de fray Bartolomé de Las Casas, defendió vibrantemente a los indios contra los métodos brutales de los colonizadores. No ha habido en la República un defensor tan eficaz y tan porfiado de la raza aborigen.
También se aborda el tema de la propiedad comunitaria indígena, tal cual lo marca la Constitución Nacional, pero estableciendo claramente que la propiedad es de la comunidad indígena, que no puede ser transferida a terceros ni objeto de negocios, se reconoce el verdadero sentido que el legislador constituyente le quiso dar a la comunidad originaria aborigen y no que se constituya en un negocio fuente de litigios.
Es una fiesta saturada de alma aborigen, con lloriqueos de flautas, que corta las doradas espigas, que cava la tierra bien hondo para extraer el fruto, preciado tesoro, con que la tierra recompensa sus trabajos y sinsabores de días sacrificados...
El autor deja constancia al respecto que, los Póseos o Póceos de Santa Rosa, solamente respondían a un nombre distinto de las otras tribus Cañaris que poblaban la Provincia de El Oro, pero en ningún caso eran provenientes de otra nación aborigen, ya que como hemos dejado anotado, los Cañaris se bautizaban con una variedad de nombres de los lugares en donde se establecían, así como se presentan en la Hoya de Zaruma, con los nombres de Zarumas, Pacerías y Wüizhagüiñas.
Aunque nada dicen los Cronistas de la Colonia, ni los historiadores nacionales, sobre la fecha precisa de la fundación de PASAJE, se ha llegado a la conclusión definitiva de que, PASAJE fue fundado en el año de 1760 con el nombre de "PASAJE DE LAS NIEVES", que lo adoptó del Sitio que tenía esta denominación al atravesar el camino real que venía desde Machala, pero aclarando que, dicho pueblito aborigen, había comenzado, poco a poco, a organizarse desde 1758 con la llegada de los Indios procedentes de la tribu de los MAH-CHA-TLS.
Las faenas agrícolas con sistemas rudimentarios, eran las únicas que mantenían un débil latido de vida regional, satisfaciendo solamente las urgencias de una vida vegeta-uva, caracterizada por la rudeza casi primitiva y promiscuidad de los incipientes núcleos familiares de la población aborigen.
Este nombre aborigen se mantuvo a través de la tribu Cañari, hasta cuando llegaron los españoles que lo llamaron Jubones, a raíz de la pérdida que sufrieron en sus caudales enfurecidos.
La lucha se prolongó por un periodo de cinco años, costando un gran número de vidas, sobre todo en el lado aborigen, que carecía de medios suficientes para defenderse frente a los ejércitos mandados por los Reyes Católicos.
En junio de 1870 Calfucurá realizó un nuevo gran malón atacando con alrededor de cuatro mil quinientos guerreros al pueblo de Tres Arroyos, arrasándolo, y en octubre, al intentar invadir los territorios del valle del Chubut poblados por galeses con permiso nacional y fuera frenado por las defensas del aborigen tehuelche-argentino Casimiro Biguá, haría lo mismo en Bahía Blanca, matando medio centenar de cristianos, secuestrando numerosas cautivas y robando ochenta mil cabezas de ganado.