aborrecer

(redireccionado de aborrece)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para aborrecer

odiar

Sinónimos

Antónimos

aburrir

Sinónimos para aborrecer

abominar

Ejemplos ?
Eutifrón: Como lo dices. Sócrates: Y las cosas que cada uno de los dioses encuentra honestas, buenas y justas las ama, y aborrece las contrarias?
STAUFACHER.––Dejad que vaya con el auxilio de Dios. No hay entre aquella gente un solo traidor; aborrece la tiranía que no cuenta allí con auxiliar alguno...
Su voz llena de armonía y de inflexiones graciosas, su africano olor a rosas y su ser de poesía lleno, enojan a García; de esa mujer, cuya huella misterioso hechizo sella, que fascina y embebece, los encantos aborrece sólo porque están en ella.
Discurso No hay tirano que no acaben, si se juntan uno que aborrece la tiranía por su naturaleza y otro que la aborrece por la razón.
Y si amor no se ha hallado mayor que el que os ha mostrado como pudo darle en vos pecado! Si a ese pecado lo aborrece tanto Dios.
El poema al que hace referencia dicha glosa es el siguiente: “Virgen bella, fi a Luzbel (Virgen bella, si Luzbel) Lo aborrece tanto Dios,(lo aborrece tanto Dios) Improprio fuera que a vos (impropio fuera que a vos) Os hizieraefclaua del.” (os hiciera esclava de él) Ver más:«
Entonces el aborrecimiento es cabal, cuando se aúnan el que aborrece al tirano y el que aborrece la tiranía: aquél incita, y éste ordena; el uno es entendimiento de la inclinación del otro.
Digo para mi capote: «¿Qué alicientes traen al público a comer a las fondas de Madrid?». Y me contesto: «El público gusta de comer mal, de beber peor, y aborrece el agrado, el aseo y la hermosura del local».
Las flores que no sirven para la venta las desprecia; las que crecen silvestres, matizando con vivas tintas los rubios bancales de trigo, las aborrece como diosas ladronas que roban al surco una, parte del vigor destinado a dar al pan su fuerza nutritiva.
Que el cielo piadoso aprueba »Lo que harto costó á los dos; »Que vá de la culpa en pos »Pero aborrece la nueva.» Y los dos tiernos amantes Por tanto tiempo constantes En un cariñoso abrazo Lid, olvidaron y plazo En tan ansiados instantes.
JULIA. Que la case con Mauricio, a quien da en aborrecer ANARDA, que de ofendido está muy cerca el marido que aborrece la mujer.
Pero, desgraciadamente, Rosas es tan envidioso, y tan diablo y revoltoso, que ya pretende al presente largarnos un buscapié para hacernos chamuscar, porque no le ha de agradar esta quietú; creamé. Pues la Libertá y la paz son dos cosas que aborrece, a punto que se estremece de oírlas nombrar nada más.