aborrecer

(redireccionado de aborrecieron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para aborrecer

odiar

Sinónimos

Antónimos

aburrir

Sinónimos para aborrecer

abominar

Ejemplos ?
10 Los que moraban en tinieblas y sombra de muerte, Aprisionados en aflicción y en hierros; 11 Por cuanto fueron rebeldes á las palabras de Jehová, Y aborrecieron el consejo del Altísimo.
7 Los que convierten en ajenjo el juicio, y dejan en tierra la justicia, 8 Miren al que hace el Arcturo y el Orión, y las tinieblas vuelve en mañana, y hace oscurecer el día en noche; el que llama á las aguas de la mar, y las derrama sobre la haz de la tierra: Jehová es su nombre: 9 Que da esfuerzo al despojador sobre el fuerte, y que el despojador venga contra la fortaleza. 10 Ellos aborrecieron en la puerta al reprensor, y al que hablaba lo recto abominaron.
He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon á mis palabras, y aborrecieron mi ley.
9 Los sabios se avergonzaron, espantáronse y fueron presos: he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?
67 Y Zacarías su padre fué lleno de Espíritu Santo, y profetizó, diciendo: 68 Bendito el Señor Dios de Israel, Que ha visitado y hecho redención á su pueblo, 69 Y nos alzó un cuerno de salvación En la casa de David su siervo, 70 Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio: 71 Salvación de nuestros enemigos, y de mano de todos los que nos aborrecieron; 72 Para hacer misericordia con nuestros padres, Y acordándose de su santo pacto; 73 Del juramento que juró á Abraham nuestro padre, Que nos había de dar, 74 Que sin temor librados de nuestros enemigos, Le serviríamos 75 En santidad y en justicia delante de él, todos los días nuestros.
Añade Cicerón después otras particularidades, y concluye el asunto propuesto, manifestando que los antiguos romanos aborrecieron el que a ninguno en vida le alabasen o vituperasen en el teatro.
Tan puros y elevados sentimientos suelen abrigar los corazones grandes en el retiro, que no merecieron las gracias de la caprichosa fortuna, ni compartieron los honores de la tiranía que aborrecieron.
Y el pueblo se juntó, el cual andaba murmurando de las bulas, diciendo como eran falsas y que el mesmo alguacil riñendo lo había descubierto; de manera que tras que tenían mala gana de tomalla, con aquello de todo la aborrecieron.
Allá, en ese lejano país, donde todos se van quedando, y donde, al encontrarse las sombras de los que se amaron o aborrecieron aquí, deben sonreírse de lo vano de las cosas.
Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio: 71. Salvación de nuestros enemigos, y de mano de todos los que nos aborrecieron; 72.
24 Si no hubiese hecho entre ellos obras cuales ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; mas ahora, y las han visto, y me aborrecen á mí y á mi Padre. 25 Mas para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Que sin causa me aborrecieron.
Y ansí luego que, crudas y envidiosas, las Parcas te robaron, se partieron Apolo y sus hermanas muy llorosas. Palas y Febo el campo aborrecieron, y los sulcos que ya llevaban trigo, de avena y grama estéril se cubrieron.
Allí habitan los que en vida aborrecieron a sus hermanos o hirieron a su padre o vendieron el interés de su cliente; los que, numerosísima muchedumbre, incubaron riquezas atesoradas para ellos solos, sin dar una parte a los suyos; los que perdieron la vida por adúlteros; los que promovieron impías guerras o no temieron hacer traición a sus señores; todos estos, encerrados allí, aguardan su castigo.
Y con todo, sus contemporáneos temieron, aborrecieron, combatieron a ese poeta, tomándole, mal pecado, por los héroes de sus poemas, cuando las virtudes, virtudes grandes, se gallardeaban como reinas en su corazón inmenso.
San Jerónimo, San Cipriano y Tertuliano aborrecieron el uso de ungüentos y perfumes, pero no tardó en ponerse de moda morder delicadamente una ramita de mirto con el fin de mostrar así una bella dentadura.
A pesar de haberse librado ya de Pelías, los habitantes de Yolco aborrecieron el magnicidio y Jasón y Medea se vieron obligados a dejar Yolco partiendo hacia Corinto, llamados por los habitantes de esta ciudad sobre la que Medea pretendía tener derechos al trono.
Los partidarios de la corte, llamados Abhorrers porque aborrecieron esta ley, fundaron el grupo tory, en tanto que los Petitioners, que sostuvieron activamente el texto de la ley, son el origen de los whig.
En el Corán (sura 43, 77) Malik les dice a los condenados que le imploran que deben permanecer en el Infierno para siempre, pues «aborrecieron la Verdad cuando ésta les fue presentada».
Ilustres admiradores suyos fueron, por ejemplo, Napoleón III y el pianista y compositor romántico Chopin. Otros grandes artistas contemporáneos como Gauguin, Cézanne o Van Gogh lo aborrecieron o ignoraron.