aborto

(redireccionado de abortos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para aborto

parto prematuro

Sinónimos

Sinónimos para aborto

Ejemplos ?
Era un hombre basto, de rostro grueso y sin ojos, cuya pesada panza se desplomaba sobre sus muslos, cuya piel estaba toda dorada e ilustrada, como por un tatuaje, con multitud de figurillas movedizas, que representaban las formas múltiples de la miseria universal Había hombrecillos macilentos que se colgaban voluntariamente de un clavo; había gnomos chicos y deformes, flacos, que pedían limosna más con los ojos suplicantes que con las manos trémulas, y también madres viejas con abortos agarrados a las tetas extenuadas, y otros muchos más había.
Esta fantasía, convendréis en ello, señores, no es sin embargo más singular que la de un hombre, amigo en otro tiempo de la Guérin, la cual le proporcionaba la materia que necesitaba, y cuya voluptuosidad nos aseguró que consistía en tragar abortos; se le avisaba cada vez que una pupila de la casa se encontraba en tal caso, él acudía y se tragaba el embrión, extasiado de la voluptuosidad.
Como el materialismo excesivo, la destrucción de la familia, la pérdida del respeto por la vida, que se manifiesta en los altos índices de abortos y suicidios, el alcoholismo, la drogadicción, y en último término, la pérdida del sentido de la vida.
Si su editor del siglo XVII llama a Domínguez Camargo nada menos que "refulgente Apolo de las más floridas musas de todo este Nuevo Orbe", Marcelino Menéndez Pelayo, que no fue muy piadoso con el culteranismo, dice de su poema sobre San Ignacio que es "uno de los más tenebrosos abortos del gongorismo, sin ningún rasgo de ingenio que haga tolerables sus aberraciones".
Todo país extranjero les es patria, y toda patria les es extraña. Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos; pero no se desembarazan de su descendencia (abortos).
¡Qué disgusto y hastío no prueba uno al encontrarse con esos abortos embrionarios o monstruos bicéfalos, después de saborear el desbordamiento lírico de un Lamartine o la exuberancia épica de un Víctor Hugo!
que por miedo de escucharos, Con voz pujante entonaré canciones, Y al arpa acudiré para ahuyentaros Con dulces trovas de amorosos sones? ¡Mentís, abortos de la sombra vana!
Por huir de ella tan sólo, En ella se cobijaron, Y dentro de ella aguardaron De revelarse ocasión; Que esos fantásticos sueños Que turban nuestro reposo, Del ánimo religioso Secretos abortos son.
¡Tropa infernal de sombras vaporosas! ¡Abortos estrambóticos del miedo, A quien da faz y formas religiosas Crédula y fácil la oriental Toledo!
Juan V y doña María de Austria, debió quedar muy satisfecha de los honores fúnebres que en Lima se tributaron a sus padres. No quedó coplero que no contribuyese con los abortos de su musa en las exequias de doña María.
A los nueve meses la señora daba a luz un cachito de carne flamante que la del pasquín local anunciaba como un acontecimiento, un mes después, un sacerdote granuja, cara de culo y ojos de verraco bautizaba la criatura, y la función reproductora de estas hembras cesaba casi por completo, substituida por abortos más o menos trimestrales.
les ha largao sus cabayos muy lejos a la trasera: y por ser la vez primera que esa coneja parió, muy atrás no se quedó sin abortos, ni quebrantos echó al mundo mil y tantias abarbaraos como yo.