abrasador

(redireccionado de abrasadora)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para abrasador

Ejemplos ?
Seguía cada vez más abrasadora, la sed de aquel desierto; vino el espejismo: soñaba despierto con los Perjuicios, con Cleto Villa, con los gorgojos, con la chusma de rapazuelos que antes lo enloquecieran.
Era el tal una monjita, que al notar la codiciosa mirada del mozo en ella, de rubor se puso roja, bajó los ojos al suelo, sobre el pecho vergonzosa, dobló la cerviz, y humilde tocó la tierra y besóla. Mas encontrando al alzarse la mirada abrasadora del mozo clavada en ella, levantóse presurosa.
Hefesto, arrojando una abrasadora llama, incendió primeramente la llanura y quemó muchos cadáveres de guerreros a quienes había muerto Aquileo; secóse el campo, y el agua cristalina dejó de correr.
Y yo le dije, puesto de rodillas: no la desamparéis; porque sin vos los rayos del sol la agostarán, y el aquilón de la tarde, arrancándola de cuajo, la sepultará en la arena abrasadora del desierto.
La aleve Envidia, la Calumnia artera, el velar noche y día en el volumen donde vivir, tras de su muerte, espera, la inaccesible perfección, del numen la abrasadora inextinguible hoguera, al poeta fatigan y consumen; y el furor sacro que jamás se calma le enferma el cuerpo y le devora el alma.
El primero murió loco, incapaz de reconocer a su mujer y a su hijo; el segundo lleva en sí la inquietud de un malestar perpetuo, y aunque le gratificaran con todos los honores que pueden conferir repúblicas y príncipes, creo que el crepúsculo encendería en él aun el ansia abrasadora de distinciones imaginarias.
El río que en otrora turbulento y audaz cruzó la tierra, ya por blandas y vírgenes llanuras o por yermos de arena abrasadora al soplo animador de la fortuna, de su cauce alejado fué a morir como lóbrega laguna inmóvil y callado!
La Poesía y el Amor bendito las fuentes son en donde el alma apaga su abrasadora sed de lo infinito.» Reinó el silencio, y la penumbra vaga del ancho espacio esclareció un momento la luz de los relámpagos aciaga.
La negación fue firme y categórica, con sabor de dignidad varonil. -Mira, hija mía -añadió Solano, fijando sus ojos en Irene con insistencia abrasadora-.
Desgraciadamente el fuego ganaba terreno con mucha rapidez y voracidad, por lo que envié uno de mis ayudantes con la orden de que se inundasen los pañoles de popa, encontrándose éste ser imposible penetrar en los callejones de las cámaras a causa del mucho humo y del vapor que salía por la escotilla de la máquina, donde también le fue absolutamente imposible penetrar, a causa de no permitir la respiración abrasadora de la atmósfera; por tanto fue necesario dirigirnos a una playita al 0.
¡Cuando pienso que está en ese clima terrible, donde hay que vivir, según me han dicho, sobre un montón de arena abrasadora y bajo un sol que ciega!
Tras la explosión, en lo que había sido una tierra desolada y negra, empezaron a aparecer unas criaturas extrañas, nacidas y moldeadas por la lava abrasadora.