abrasar

(redireccionado de abrasados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abrasar

quemar

enardecer

Sinónimos para abrasar

Ejemplos ?
Debiendo completar nuestra carga en el Callao, hicimos escala en ese puerto. Entonces conocimos la hermosa Lima, sentada en un oasis sobre abrasados eriales.
De cúpulas de iglesia realzada la ciudad en sus perfiles recortados parecía una hembra calcinada que enseñase los senos abrasados.
¡Entonces furibundo chocarás con los astros, que lanzados volarán de sus órbitas, hundidos en el éter profundo, y escombros abrasados de mundos destruidos llevarán el terror a otro sistema!...
Me subí a una silla para mirar un mapa en el otro extremo de la habitación; me hundí en la lectura de un periódico, pero sus ojos me atraían, y siempre que lanzaba una mirada sobre aquellos dos soles abrasados estaba seguro de verlos levantarse o bajarse en el mismo instante.
Deshechas las botas, abrasados los pantalones, destrozadas las levitas y abollados los sombreros, nos encontramos en el valle, y por él anduvimos como unas dos millas para llegar al sitio en que la noche anterior dejamos nuestras caballerías.
XXII A ARISTIO FUSCO El varón íntegro y puro de todo crimen no necesita, Fusco, los venablos de los moros, ni el arco y la aljaba llena de ponzoñosas saetas, ya camine por los abrasados arenales, por el Cáucaso inhospitalario o por los campos que riega el famoso Hidaspes.
¿Que suspiro verme libre »De los lazos que me ligan?» Un viento fresco que entró Puso esencias fugitivas En los labios abrasados Del maestro de capilla: «¡Cuán dulce», dijo, «es tu beso, »Mi Adelaida!...
Envidia porque mientras ellos abrasados por el sol en el verano y calados por la lluvia en el invierno, forcejean sin tregua desde el brocal del pique hasta la cancha del depósito, empujando las pesadas vagonetas, él, bajo la techumbre de zinc, no da un paso ni gasta más energía que la indispensable para manejar la rienda de la máquina.
Porque todos los que adoran a semejantes dioses, luego que les tienta el apetito, como dice Persio, abrasados de un vivo fuego sensual, más ponen la mira en lo que Júpiter hizo que en lo que Platón enseñó, o en lo que a Catón le pareció.
Y, cuando más cerca estaba de ella, desplegó el pañal, y, habiéndolo puesto sobre su cabeza, vio salir de él llamas ardientes y carbones abrasados, que se proyectaban sobre el dragón.
Asimismo en la epístola del Apóstol San Pedro, donde dice que pereció con el Diluvio el mundo que entonces había, bien claro está qué parte significó por él, todo, y en cuánto y cómo se dice que pereció, y que los cielos se conservaron o repusieron reservados al fuego, para ser abrasados el día del juicio y destrucción de los hombres impíos...
Por castigar a las inicuas gentes, al Creador ingratas, rompió el abismo sus profundas fuentes y el cielo desató sus cataratas: y quedarse amagaron de sus tesoros líquidos vacías, lanzando sin reposo sus torrentes cuarenta noches y cuarenta días: y cubrieron las aguas resonantes valles, bosques, praderas, y los que nunca las bebieron antes, abrasados desiertos: a las fuertes ciudades altaneras de la mar más distantes, la suerte cupo de tragados puertos: en vano a sus altivos moradores por siempre preservarlos prometía de las iras del húmedo elemento la vasta lejanía, pues portentoso súbito océano vieron que del oscuro firmamento sobre sus frentes pálidas caía.