abrasar

(redireccionado de abrasando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abrasar

quemar

enardecer

Sinónimos para abrasar

Ejemplos ?
Más bien con un alto precio, y malo. ¿Cómo es que así has reptado en mí, y aun mis entrañas abrasando, ay, triste de mí, me arrebataste todos nuestros bienes?
El cansancio nos obligó a echarnos en el suelo de aquella cresta sobre la blanda ceniza. Pero pronto advertimos que estaba abrasando y lanzando un vapor sulfuroso que nos ahogaba.
Entonces los ardientes deseos del amor, que suele enfurecer a tas madres de los potros, abrasando tus llagadas entrañas, te arrancarán hondos gemidos, al ver cómo la juventud alegre se corona de verde hiedra y mirto resplandeciente, y arroja las guirnaldas marchitas a las frías ondas del Ebro .
ual rosa sobresale entre las flores, o cual la luna en la mitad del cielo a las estrellas todas señorea; cual entre chozas de pajiza aldea se levanta del suelo el erguido palacio; así Belisa abrasando de amor a mil pastores entre las zagalejas sobresales, y todos los zagales la danza y las pastoras descuidando absortos a Belisa están mirando...
Y fue la historia fatal que aquí una vez me contaron, cuyos detalles grabaron el corazón por mi mal. Y hoy sus misterios diré, porque abrasando mi alma roban la paz y la calma que tanto tiempo gocé.
Ella de orgullo suspira gozando el favor Real, aunque él interpreta mal la vanidad que la inspira. Él mancebo y sin consejo, en su amor se está abrasando; pero ella está contemplando su contorno en un espejo.
Una lámpara de hierro a un lado en la mesa tiene, cuya luz, lucha oscilando, con el día que amanece. Al otro lado un tintero, y en el centro unos billetes cuya firma está abrasando con pupilas de serpiente.
Ordeñaba los fuegos de bigornias siderúrgicas; pero dos chispas quirúrgicas aquietaron las mazas demiúrgicas abrasando las córneas que alumbraban los yunques.
De estiércol y ceniza torpe, inmunda, esparce largo el campo adelgazado, que ansí y mudando esquilmo se fecunda la tierra; y no es ninguna del no arado suelo la utilidad. A la infecunda haza provecho a veces ha causado quemarla, y que al rastrojo seco asido corra abrasando el fuego y dé estallido.
También en el Salmo 49 se infiere que habla del juicio final de Dios, cuando dice: «Vendrá Dios manifiestamente, nuestro Dios, no callará. Delante de Él irá el fuego abrasando, y en su rededor un turbión terrible.
HERACLES No tal; sino remedio de mis dolores, médico único de los males que me aquejan. HILO ¿Qué es eso de curarte abrasando tu cuerpo?
Para lograrlo, decía, ascendería por encima de los abismos del vacío, abrasando cuantos obstáculos se interpusieran en su camino.