abrazo

(redireccionado de abrazos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para abrazo

achuchón

Sinónimos para abrazo

Ejemplos ?
CAPÍTULO I Cual genio colosal escapado de una lámpara maravillosa, la noche expandía sus espeluznantes manazas sobre la ciudad y en rítmicos y voluptuosos pases mágicos la iba envolviendo entre sus nebulosos abrazos.
Los abrazos que Tenorio al de Alejandría dió, del comerciante de Oriente la magnífica oración, el asombro del incógnito que a don Tello Arias mató, de Zulima, hoy Eliodora, el consiguiente rubor al encontrar otra vez al dueño que abandonó, y las dos mil zarandajas con que imberbe historiador emborronara papel y cansara tu atención, no son medios que acomodan a mi actual pésimo humor, para dar a mi leyenda competente conclusión.
Por eso no le escribo hoy. Mil abrazos, etcétera. Nadie podría imaginar algo tan extraño y maravilloso como lo que le sucedió a mi pobre amigo, el joven estudiante Nataniel, y que voy a referirte, lector.
Hay que recordar, nosotros apenas llegábamos; unas grandes debilidades ideológicas, una gran fragmentación detrás de los abrazos unitarios; más allá había una gran fragmentación en nuestra fuerza, falta de claridad en objetivos, infiltración del adversario que logró frenar o evitar cambios propuestos, algunos de ellos en mi modesta propuesta hecha aquí mismo, en este mismo salón donde funcionaba la Asamblea Nacional Constituyente.
La tía de la señorita de Puygarrig, que hacía las veces de madre, una mujer muy mayor y muy devota, no venía con nosotros a la ciudad, así que en el momento de la partida le hizo una escena sermoneándole acerca de sus deberes de esposa, de la que resultó un torrente de lágrimas y abrazos sin fin.
Iván prosiguió atrevidamente con sus toqueteos y sus besos, hasta que ella, ardiente por sus abrazos, mostró tanto abandono como el campesino.
Avino, pues, que un día la señora Halima vio a su esclavo Mario, y tan visto y tan mirado fue, que se le quedó grabado en el corazón y fijo en la memoria; y, quizá poco contenta de los abrazos flojos de su anciano marido, con facilidad dio lugar a un mal deseo, y con la misma dio cuenta dél a Leonisa, a quien ya quería mucho por su agradable condición y proceder discreto, y tratábala con mucho respecto, por ser prenda del Gran Señor.
Atentábanles los cuerpos, por ver si eran fantásticos, que su IMPROVIsa llegada esta y otras sospechas engendraba; pero, desengañados algún tanto, volvieron a las lágrimas y a los abrazos.
Si tienes dueño, a tu dueño te hurta: mi mal te obligue, para que mi ardor aplaques, nieve a que a mi cuello apliques. Yo vi que hurtados a un muro a que pudieran asirse, le repartieron abrazos a un árbol unos jazmines.
¡Jóvenes, frentes para lauros, brazos para amantes abrazos, pero también gímnicos brazos para hidras y minotauros; infantes de mundial estirpe, que vuestra voluntad extirpe falso anhelo, odio victimario, y en el patriótico sagrario dejéis como ofrendas de aristos ansias de Perseos o Cristos en la fiesta del Centenario!
Se suceden los últimos abrazos, se renuevan los últimos apretones de manos; los hombres tienen vergüenza de llorar y se reprimen, y las mujeres lloran sin vergüenza.
Esto apartó los estrechos abrazos, y el duque desembarazó al cura del niño y le tomó en sus brazos, y en ellos le tuvo todo el tiempo que duró la limpia y bien sazonada, más que sumptuosa comida; y, en tanto que comían, dio cuenta Cornelia de todo lo que le había sucedido hasta venir a aquella casa por consejo de la ama de los dos caballeros españoles, que la habían servido, amparado y guardado con el más honesto y puntual decoro que pudiera imaginarse.