abrevar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abrevar

amerar

Sinónimos

Sinónimos para abrevar

beber

Ejemplos ?
Posee exposición didáctica, proyección audiovisual, información sobre el espacio y oferta de publicaciones Pinturas Rupestres: En el conjunto de las Tajadas, se encuentran los abrigos de Huerto de la Tajada Bajera, con representaciones semiesquemáticas; el de la Paridera de la Tajada de Enmedio, con representaciones de antropomorfos y animales de entre los que sólo se destaca un cérvido blanco del que se conservan los cuartos delanteros y el abrigo conocido como Contiguo a la Paridera de las Tajadas de Enmedio, que muestra dos hermosas ciervas blancas de estilo naturalista, una de ellas en actitud de abrevar.
Los recursos hídricos de aguas subterráneas no son demasiado relevantes y se asocian con acuíferos someros, como fuentes, pozos y charcas, que se aprovechan, tanto para el abastecimiento de la población, si bien este es complementado mediante una red de abastecimiento procedente de la Presa de Almendra, como para abrevar a la ganadería en régimen extensivo.
Hemos hablado igualmente de la regulación en cabecera del barranco o arroyo de Valdernolinos, a través de la presa de tierra para el abastecimiento de la población, en el paraje denominado de las Fuentecillas. Hay un gran número de pequeños embalses donde se recoge el agua, para abrevar los ganados.
Poeta filósofo, en una concepción profundamente pagana y panteísta, un poco mágica del mundo a veces, ve en el hombre sólo una criatura entre todas las que viven, hablan, sienten y sufren, yendo hasta sentir de no serle mismo gota de lluvia o copo de nieve para abrevar la tierra y renacer el infinito.
Conforme se informa en la página web del Ayuntamiento de Tomelloso, esta ciudad se comenzó a poblar en 1530 en tierras baldías de la villa de Socuéllamos, en torno a un viejo pozo utilizado por los pastores de la zona para abrevar a sus ganados (el pozo Tomilloso), y al lado de los restos de un antiguo villar.
La leyenda provocaría deformaciones en la tradición oral, que llegan a especular con la existencia, no ya de un pasadizo entre el palacio condal y el Monasterio, sino con la existencia de un corredor subterráneo que llegaría desde el palacio al río Cabe, supuestamente para poder abrevar los caballos en un posible asedio.
La aldea conserva muchas de las casas tradicionales, de piedra, con la cuadra en el piso bajo, el piso noble encima, y el desván bajo el tejado, cubierto de tejas tradicionales o pizarra. También tiene un horno comunitario reconstruidos, pilones para abrevar el ganado y lavar.
Se construyó el Poblado y un callejón que se llamó “Callejón Gámez” que llegaba a la Colonia desde el brazo del río más inmediato y unas plataformas en los mezquites, más altos del poblado, para desde ahí poder proteger y vigilar a las mujeres que iban por agua o a los que llevaban a las bestias a abrevar.
El segundo, cristiano, controlaba la margen izquierda del río Nacimiento. Entre ambos surgían a menudo disputas por los lugares donde abrevar el ganado.
Ésta disectada por innumerables arroyos torrenciales, efímeros, muchos de los cuales poseen depósitos de agua, naturales o mejorados, denominados jagüeyes, utilizados para consumo doméstico y abrevar ganados; la mayor humedad permite que en su periferia prosperen parches de vegetación más exuberante, algo semejante a lo que ocurre en los wadis africanos del Magreb, Sahel y Sahara y en los del Asia menor, aunque este término no se emplea en Sudamérica.
/ Pues dos doncellas vinieron, / a aqueste pozo a abrevar / sus ganados, y estorbar / dos villanos les quisieron / el agua que querían dar....
Nos encontramos ahora en el cuartel de El Egidillo, adonde concurre también la cañada real de Rodrigo Ardaz, que incorpora sus rebaños a la corriente general en esta ribera del río, pasándose -de seguido- al anejo de Barbalimpia llamado Osilla del Palmero, teniendo a la derecha una extensa dehesa y por la izquierda marcado un descansadero, con la posibilidad de abrevar en el Júcar aprovechando esa proximidad que ofrecen sus aguas en uno de los meandros (aquí dichos vueltas) marcados por estos lugares.