abrir

(redireccionado de abrid)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abrir

descubrir

Antónimos

extender

Antónimos

serenarse

Sinónimos

Sinónimos para abrir

Ejemplos ?
TODOS (A una voz) ¡Viva! OFICIAL (Desde afuera, dando golpes con el pomo de la espada.) (Con voz de trueno.) ¡Abrid esta puerta en nombre de la justicia!
-gritó aturdido y asustado Y fuele respondido: -«Abrid, prelado.» -«¿Quién sois vos, que me habláis altivo y fiero?» -«La deuda de mi libro cobrar quiero.» -«¿Deuda del libro rojo?
Se habían olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca más que un pan. 8.15. El les hacía esta advertencia: Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes. 8.16.
Isaías 26 1 EN aquel día cantarán este cantar en tierra de Judá: Fuerte ciudad tenemos: salud puso Dios por muros y antemuro. 2 Abrid las puertas, y entrará la gente justa, guardadora de verdades.
Se lo comió para suavizarse la voz y volvió a la casita. Llamando nuevamente a la puerta: - Abrid hijitas, - dijo, - vuestra madre os trae algo a cada una.
Del obstruido estanque y del molino recuerden ya las aguas el camino; el intrincado bosque el hacha rompa, consuma el fuego; abrid en luengas calles la oscuridad de su infructuosa pompa.
Llegóse a la puerta y dijo con voz baja: -Abrid, señora Cornelia, y salid a recebir a vuestro hermano y al duque vuestro esposo, que vienen a buscaros.
-Abrid la historia de las pasadas sociedades; leed al filósofo crítico más reverendo, y le veréis, mientras se jacta de haber dado ensanche al patrimonio ruin de la inteligencia que heredó de sus mayores, lamentarse de los locos extravíos de la de sus hijos.
¡Ay, el pescuezo torcido, estoy como en ratonera! ¡Despacio, cuerpo de Cristo! DOÑA BERNARDA Abrid esas puertas. ¡Hola! (Salen por una parte DOÑA JUSEPA y POLONIA y abren: salen entonces SANTARÉN quejándose, DON FERNANDO, DON DUARTE y SANTILLANA.) ¿En aquestos ejercicios se ocupan los de mi casa?
El anciano Príamo estaba en la sagrada torre; y como viera al ingente Aquileo, y a los teucros puestos en confusión, huyendo espantados y sin fuerzas para resistirle, empezó a gemir y bajó de aquélla para dar órdenes a los ínclitos varones que custodiaban las puertas de la muralla: —Abrid las puertas y sujetadlas con la mano, hasta que lleguen a la ciudad los guerreros que huyen espantados.
El mismo informe descubre el hecho curioso de que unas 3.000 personas se reparten entre sí una renta anual de 25.000.000 de libras esterlinas, es decir, más de la suma total de ingresos distribuida anualmente entre toda la población agrícola de Inglaterra y del País de Gales. Abrid el registro del censo de 1861 y hallaréis que el número de los propietarios territoriales de sexo masculino en Inglaterra y en el País de Gales se ha reducido de 16.934 en 1851...
Vosotras encerraos, atrancad bien la puerta, y cuidado con no abrir a nadie, porque anda por aquí el Carlanco. Sólo abriréis cuando yo os diga: ::¡Abrid, hijitas, abrid!