abrir

(redireccionado de abrieran)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abrir

descubrir

Antónimos

extender

Antónimos

serenarse

Sinónimos

Sinónimos para abrir

Ejemplos ?
Otro venía calle arriba dando voces, para que abrieran paso a los embajadores que salían con el escudo atado al brazo izquierdo, y la flecha de punta a la tierra a pedir cautivos a los pueblos tributarios.
La puerta tenía aldaba; pero el ruido no era de la aldaba: era una mano la que había llamado, y muy abajo, como si fuera un niño el que quería que le abrieran.
Cuando por fin llamé, mientras esperaba que me abrieran tuve por un momento la idea de preguntar si no vivía allí míster Balckboy (imitando al pobre Barkis) y disculparme y huir.
Los Alpes se le aparecían como las alas plegadas de la Tierra, y como si aquellas alas se abrieran, con sus cuadros maravillosos de negros bosques, impetuosas aguas, nubes y masas de nieve.
Y muy hondo, muy hondo se extienden vuestras olas cautivas que callan. Y si paso os abrieran, saldríais, como chorro bullente de agua, que en columna rabiosa de espuma sobre pinos y cedros se alza.
Sorprendido por su brillo extraordinario, ordenó a Mil Ojos y a Oídos de Viento que abrieran la Puerta Sur del Palacio Celeste y averiguaran de dónde provenía semejante fenómeno.
Hizo que lo trasladasen la cama al gabinete; y de noche, mientras duraba la tertulia de los pocos huéspedes que quedaban, en el salón, que estaba más cerca, don Mamerto mandaba que abrieran la puerta de su habitación para oír fragmentos de las conversaciones.
Me acuerdo que el sacerdote dijo o repitió, él mismo lo reconoció, una frase: "que prefería gobiernos que siguieran abriendo escuelas y no abrieran cárceles", más allá de que las cárceles son necesarias.
Nadie respondía. Ante esto, el comandante ordenó que abrieran a la fuerza. Un grito de admiración recorrió los labios de quienes presenciaban la escena.
También he olvidado a qué hora se abrían las puertas de la prisión para dejarme entrar; únicamente sé que me levantaba a las seis de la mañana, y mientras esperaba a que abrieran las puertas iba a sentarme en uno de los bancos del viejo puente de Londres, donde me divertía mirando a la gente que pasaba o contemplando por encima de la balaustrada el sol reflejado en el agua o iluminando las llamas doradas de lo alto del monumento.
De todos modos, cualquiera que fuese el sentido profético de mi sueño, me convencí de que el ofrecimiento de tales presentes significaba algún buen negocio: y la dulce inquietud que produce la esperanza de un dichoso amanecer esperé, según costumbre, que abrieran el templo.
Se estima que en efecto que, al entrar en operación este Tratado, aumentaría el comercio dentro de cada nación y entre los diversos países de Norteamérica, lo que favorecería que se abrieran más empleos remunerativos.