abrumar

(redireccionado de abrumados)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Por la carretera que cortaba el barrio pasaban carros cargados, borriquillos abrumados bajo tiestos de flores o serones de hortaliza, coches de línea, enormes galerones, tal vez un jinete entre nubes de polvo.
¡Oh felices de nuestro tiempo!, ved las pruebas por las cuales tenéis que pasar, medid los escalones que tenéis que subir, y si sois para echar una mirada escrutadora a la eternidad, derramad torrentes de lágrimas, abrumados por estos verdaderos tormentos futuros que llamáis hacienda, placer, dicha y contento.
Cuando el cónsul y las legiones romanas perdieron de vista a los hombres que habían sido el escudo de todo el ejército, se esforzaron por evitar a toda costa que tan valientes compañeros fuesen rodeados y abrumados por el enemigo.
Serrano Murillo, dio posibilidades de trabajo a sus habitantes, una fácil penetración a los campos de cultivo, por parte de negociantes y comerciantes, promoviendo, consecuentemente, un verdadero despertar de las actividades comerciales, industriales y agrícolas, en una escala apreciable, surgiendo como cuota de ventajas inmediatas, la formación de nuevos núcleos poblacionales de la ruralidad, con lo cual, se logró descongestionar otros sectores que han estado abrumados por una superpoblación, que ha presionado con gravedad de problemas a todos los habitantes.
Mil senderos. Con sus machos, abrumados de capachos, van gañanes y arrïeros. ¡De la venta del camino a la puerta, soplan vino trabucaires bandoleros!
En una parte, dice que los indios tenían tanto trabajo que, abrumados por él, morían; y en otra, que no vivían sino en continuada fiesta y entregados á la embriaguez.
Los zopilotes, abrumados por el calor canicular, han sofrenado su vuelo, su vuelo pausado y solemne. Los zopilotes se han detenido, jadeantes, y escalonándose de una manera simétrica en las ramas del viejo carao, se dejan vencer por el sopor que flota en la atmósfera.
Todos parecían abrumados y derrengados, incapaces de concebir una idea o de tomar una resolución; andaban sólo por costumbre y caían muertos de fatiga en cuanto se paraban.
Los hombres no cesarán de estar abrumados de trabajos y de miserias durante el día, ni de ser corrompidos durante la noche, y los Dioses les prodigarán amargas inquietudes.
Y, sin embargo, no obstante agobiados y abrumados con tantas desgracias, habiendo visto todo caer en llamas y ruinas, ni por un momento declinaron su determinación de defender con su valor el único punto que les restaba de libertad: la colina que poseían, por pequeña y pobre que pudiera ser.
Y cuenta también que la embrujadora sacó de un sombrero, un brillante y un colibrí de bronce, brincó sobre unas brasas y brusca se agitó como si le dieran calambres gritando bravo, bravo, soy más brava yo. Así terminó de fabricar sus brujerías para hacer de los bravucones libreros, sus abrumados lectores.
Fuime, pues, con mis manuscritos debajo del brazo (circunstancia que no le importará gran cosa al lector) deseoso de ver a un literato, y me pareció deber salir para esto de la atmósfera inferior donde pululan los poetas noveles y lampiños, y dirigirme a uno de esos literatazos abrumados de años y de laureles.