Ejemplos ?
Si es tal la pobreza, la indigencia de un gran número de municipalidades para subvenir a los importantes objetos de diaria atención que nuestra ley fundamental encarga a su cuidado, fácil es colegir lo poco que puede esperarse de ellas para el alivio de calamidades extraordinarias, que las abruman con exigencias imprevistas al mismo tiempo que menoscaban sus escasas entradas; de lo que nos ofrece un triste ejemplo la ciudad de Ancud, que apenas recobrada de un incendio fue otra vez presa de las llamas el 10 de enero de este año.
Para los románticos la decadencia de Hispanoamérica se debía a la gravitación de la herencia colonial en la vida republicana. Esteban Echeverría afirmaba: Ya “los brazos de España no nos oprimen, pero sus tradiciones nos abruman”.
Fue una cosa cruel de esas que nos abruman con el remordimiento de malas acciones no cometidas y, sin embargo, presentes en la conciencia.
La desgracia -opinó Lucio Dueñas, muy aficionado a sostener paradojas- no consiste en nada grande ni terrible: los días peores de la vida son a veces aquellos en que, sin sucedernos cosa importante, nos abruman mil chinchorrerías.
Sus rugidos son entonces más imponentes y continuos: ellos abruman el alma, sobrecogen el corazón, y hablan a la inteligencia con más energía que todos los oradores y poetas que ha producido el globo en que habitamos.
¿Alguno entre los amigos de Egisto? ORESTES Estos me abruman á ultrajes, y la ciudad les obedece ahora. MENELAO ¿Tu permite la ciudad que lleves el cetro de Agamenón?
Tú eres fuerte, yo débil. Sabes imponerte a los hombres y cosas; a mí me dominan y abruman. Que eres un desterrado de la moral acabas de decirme...
No obstante, el cineasta es más famoso por ser el productor y director de numerosas películas de terror de muertos vivientes, que muestran a manadas de zombies que abruman a caóticas civilizaciones.
Los extraterrestres abruman a los militares y empiezan a abrir fuego contra los refugiados; los trípodes están protegidos por una especie de escudo de energía que los hace completamente invulnerable a todas las formas de ataque.
Con el tiempo, los caminantes son muchos y Sasha y Bob no pueden sostener la puerta por más tiempo. A medida que el ataque de los caminantes los abruman, Bob y Sasha se defienden, con Maggie quien se encuentra aturdida.
Las mixobacterias también son un ejemplo único y han sido comparadas con una manada de lobos, pues en cooperación abruman a otras bacterias alimentándose de ellas.
Estos demonios se supone que entran en el cuerpo y provocan la enfermedad, mientras abruman o se "apoderan" de la víctima (como si "incautáran" el cuerpo).