Ejemplos ?
No ha sido por el deseo ni por la necesidad de reunir una muchedumbre por lo que os he traído de vuestras ciudades; sino para que defendáis animosamente de los belicosos aqueos a las esposas y a los tiernos infantes de los troyanos. Con esta idea abrumo a mi pueblo y le exijo dones y víveres para excitar vuestro valor.