abundante


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para abundante

Sinónimos para abundante

Ejemplos ?
Leyó aquí Ferreiro varias partes del largo documento y enfatizó este párrafo: :“Últimamente, - dice Ferreiro – la “Proclama”, se refiere a la cuarta de las proposiciones por mi señaladas, en una centena de sencillas palabras, que se pierden sin duda en el abundante texto; diré mejor, que se perdieron para la posteridad, agobiada de prejuicios y ávida de lo estrepitoso, pero que – me lo aseguran mis estudios – fueron bien pesadas, bien medidas y altamente valoradas por nuestros patricios del 10.
Y he deseado todo esto, empeñándome en imitar ese estilo abundante en metáforas...
La mujer realizaba preciosos bordados en mantas de coloridos impresionantes y su esposo había inventado una técnica para que el maíz fuera más abundante.
Y algunos al pasar junto al individuo harapiento y sucio; demacrado y abundante de barba, negra y espesa; de dientes escasos, amarillentos y podridos; de labios carnosos y amoratados; delgado de cuerpo, mediana la estatura y lisiado de una pierna, extendían la mano, como compadecidos, para darle unas monedas.
Antes de salir, me asomé y quedé admirado al ver un paisaje tan inverosímil: los árboles eran muy gruesos y bajos; tenían un abundante follaje grisáceo y su tronco, era rojo.
Cercano corría un río de aguas amarillas; un abundante pasto café contrastaba con un cielo anaranjado donde un sol verde teñía a las nubes con su color y las convertía en magenta.
Programa tras programa, la seducción de la realidad como espectáculo da a niños, a jóvenes y a adultos, un abundante caudal de anuncios invasores de la intimidad hogareña, donde pericos y cotorras amaestradores dilapidan informaciones ridículas para venderse al mejor postor y sentirse los grandes “conductores”.
LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LA GRANDE TOLLAN Desde la partida de QUETZALCOATL, la espléndida y abundante en grandezas, la rica, hermosa y grande TOLLAN, fue abandonada por muchos que lo siguieron y su antiguo brillo, el viejo fulgor que la había hecho tan conocida, pareció ir derrumbándose día tras día.
Con gran cautela olisqueó hacia todos lados para cerciorarse de que no había presencia humana cercana y de inmediato con gran sagacidad se trepó al árbol donde muchos guajolotes se aprestaban a dormir y que se ubicaba al centro de un gran corral donde también dormitaban apaciblemente algunos puercos de monte. Al lado se veía un jacalote, de seguro habitado por una abundante familia.
Nadie habría pensado que aquel canino, en otros tiempos, hubiera pasado por sarnoso y vulgar perro de barrio, enmugrecido con tierra y hollín, abundante en parásitos y además, como si fuera poco, un simple hurtador de huesos: de pellejos o de lo que pudiera Más de una vez sintió el dolor causado por escobazos o pedradas.
—y continuaba llenando los jarros con el espumoso champurrado que con impaciencia aguardaban los que a esa hora se reunían para desayunar en el puesto de la tamalera. Ella era una mujeraza: abundante en carnes, un poco despeinada, aunque muy limpia en su persona.
De las más ricas tierras de Levante, más populosas y mejor ornadas, se dice que es Damasco, que distante es de Jerusalén siete jornadas, en un llano fecundo y abundante, que no sufre canículas ni heladas.