abur


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con abur: agur, albur
  • all
  • interjección

Sinónimos para abur

agur

Sinónimos

Sinónimos para abur

adiós

Sinónimos

Ejemplos ?
Dice un autorizado historiador, que fue un talaverino quien encontrando en la calle a la aristocrática viuda de un general, señora de exquisita belleza, se cuadró militarmente ante ella y la dirigió esta galantería de cuartel: -¡Abur, brigadiera!
(Alguien me ha contando que como el diablo no puedo decir ¡adiós! es invención suya la palabra ¡abur! con que muchos acostumbran despedirse.
Así, tengan ustedes por sospechoso al que les diga ¡abur!, y por lo que potest, échenle una rociada de agua bendita. ¡Abur! ¡Abur!
-Feliz viaje, grata residencia por allá, que escribas en llegando, y pronto regreso. ¡Abur! Pero lo que a nadie se le pasa por las mientes es que haya habido prójimo capaz de pedir órdenes para el infierno; y esto precisamente es lo que, comprobado con el testimonio de un cronista de convento, antojáseme hoy sacar a plaza.
Cuentan del bravo británico que, al escapar de Arequipa perseguido por un piquete de caballería española, pasó frente a un balcón en el que estaban tres damas godas de primera agua, que gritaron al fugitivo: — ¡Abur, gringo pícaro!
la bendición, ¡mamá!» Un abrazo, con fuertes palmadas que disimulan la emoción: un sollozo penosamente ahogado, en la garganta estrechada, hasta doler, por la lucha del amor propio viril naciente del joven, en pugna con la ternura de su corazón de niño; una lágrima que asoma en los ojos de los viejos, y ¡abur!
Don Sebastián se irá a su casa, a sentarse al fresco y ver el baile «uno de los setenta y dos que hay en el distrito». La señá Rita y Julián también se van y todos se despiden con un «abur» que era lo que se estilaba en aquella época.
Luana Stoica como Zelda. Coca Bloos como la Sra. Lipowitz Ioana Abur como la mujer con la muñeca. Ozana Oancea como enfermera en el instituto.
–¡Pepito! –¡Hasta nunca! –¡Yo me muero! –¡Abur! –¡Horror! ----- Resultado de esta escena: Julia se murió de pena y Pepe se suicidó.
¡Es un encanto! –¡Qué Donna e móbile! –¿Sí? –¡Vaya usted! –Bueno, ya iré. –Conque, abur. –Señora mía... ¡Divertirse! –Hasta otro día. –¡Adiós!
Ni les debía otra cosa, ni tenía por qué darles cuenta de sus resoluciones. ¡Abur, abur! Y se complacía mirando el hilo de luz en torno de la muñeca redonda.
y?, respectivamente: Por que nom lho preguntas ti?, Váia, Tomé, por que nom calas?, Vai-che boa!, Mira que nom o fagas!. Hola: Olá Buenos días: Bo día Buenas tardes: Boa tarde Buenas noches: Boa noite Adiós: Adeus o Abur ¡Hasta otra!: Deica outra!