aburrido

(redireccionado de aburrida)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para aburrido

Sinónimos para aburrido

Ejemplos ?
El matrimonio ha de ser como el huevo frito: de la sartén a la boca. Y corrían los meses, y los para ella anhelados pergaminos no llegaban, hasta que, aburrida, amenazó a D.
Contemplé al hombre desde mi alta cumbre; vi su tragedia triste y aburrida, y ardiendo el alma en la sagrada lumbre la fe envolvía de la eterna vida entre las flores de la certidumbre.
Todo será felicidad. La abeja aburrida renuncia La reina de las abejas no trabaja nunca, y es que como es reina, sus súbditos no se lo permiten.
Y cuando, al cabo de una hora de aquella aburrida y fatigosa ceremonia, descargó por fin el disoluto, el columpio se detuvo y fui despedida.
Vivía en un pajarate muy grande y muy viejo, en el propio camino real y afuerita de un pueblo donde vivía el Rey. No era casao y vivía con una hermana soltera, algo viejona y muy aburrida.
Desde que nos conocemos no he tenido un día libre, y así..., ¿quién no va a envejecer? Además, la vida de por sí es aburrida, tonta, sucia...
EN UNA MAÑANA El siglo XXI es el de las vertiginosidades. La manera pausada y aburrida de otros tiempos ha cambiado. Hasta para despedirse ahora se hace con mayor rapidez: “Chao”, “Bai” y una plática, una visita, un encuentro casual o una entrevista se termina tan pronto como comenzó.
Lo oí en la noche más feliz de mi vida; pero entonces no me daba cuenta de mi felicidad. -Pero si es una historia la mar de aburrida.
Todo contribuía a hacer deleitosa la humorada, idea de gente joven, rica, algún tanto aburrida de las cosas corrientes y curiosa de sensaciones nuevas, que realzasen las conocidas ya.
En su pueblo, en su vieja y aburrida ciudad querida, mansión propicia para filósofos previamente desencantados, había notado Guardiola que mucha clase de relaciones sociales se parecían a las del oso por la falta de comunicación oral o escrita entre personas y personas.
El maravilloso cantaor El Lebrijano, creador de la Debla, decía: "Los días que yo canto con duende no hay quien pueda conmigo"; la vieja bailarina gitana La Malena exclamó un día oyendo tocar a Brailowsky un fragmento de Bach: "¡Ole! ¡Eso tiene duende!", y estuvo aburrida con Gluck y con Brahms y con Darius Milhaud.
Perdóname que no ame tantos nietos como quieres, qué vergüenza traer más críos a este mundo hambreado, corrupto, contaminado, egoista, cruel, consumista, superficial, neurótico y todo lo que dicen los peores puritanos de roperos; qué mal gusto irresponsable de las hembras y los escuálidos matriarcas que se cuelgan el letrero de hombres; perdóname que malgaste mis orgasmos creando versos, algún cuento, treinta libros o más, quince discos de larga duración tan aburrida, algún drama adolescente, mientras pienso ser quetzal sin rejas.