acabar

(redireccionado de acabaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para acabar

terminar

Sinónimos

ultimar

Sinónimos

consumir

morirse

Sinónimos

matar

Sinónimos

enemistarse

Sinónimos

Sinónimos para acabar

Ejemplos ?
Nacimos, oh Los de lo Construido, Los de lo Formado: existimos, oh abuela nuestra, oh abuelo nuestro”, dijeron, dando gracias de su construcción, de su formación. Acabaron de conocerlo todo, de mirar a las cuatro esquinas, a los cuatro ángulos, en el cielo, en la tierra.
El canto sagrado, las luces en los altares, el recogimiento profundo de los fieles, la claridad del sol penetrando por los ventanales a dejar chispas, halos y colores en los vidrios y en el metal de las molduras y de las efigies, todo había cobrado ante sus sentidos una gracia adorable, un encanto tan fresco y hechizador, que le colmaba de bienestar, elevándolo y haciéndolo ligero, ingrávido y alado, sacudiéndole, haciéndole cosquillas y despertando una vibración incontenible en sus nervios. Los niños, contagiados, por fin, de la alegría candorosa y radiante de Juncio, acabaron también por reír, sin saber por qué.
Juntos durmieron en camino; sin saberlo, todos acabaron por dormirse, en seguida comenzó la depilación de sus cejas, de sus barbas, por; entonces se desprendieron los metales preciosos de sus gargantillas, de sus coronas, de sus collares; no fue sino el asta de sus lanzas a la que se le quitaron los metales preciosos .
La adolescente llegó a su casa. Seis lunas se acabaron. Entonces ella fue examinada por su padre; Reúne Sangre, nombre de su padre.
(SALTO EN LA GRABACION.) Yo le digo al pueblo: Has llegado a la mayoría de edad. Se acabaron todas las humillaciones, las humillaciones en todos los órdenes.
Susviela en ese escrito aspiraba a demostrar que el crimen de su patrocinado debía ser calificado de crimen político y en uno de los giros de su argumentación dijo así: “Recuérdese, en apoyo de lo que he expuesto, que días antes de la muerte del doctor Varela, hubo en el campo sitiador una pueblada de vascos y canarios que conducían entre la crápula y el escarnio un busto que representaba al desgraciado fundador del “Comercio del Plata” y cuya efigie acabaron por despedazar como por vía de ejemplo de lo que deseaban hacer con la persona misma de Varela” (PACIFICO RODRÍGUEZ VILLAR p.
Porque si partimos de la historia griega como aquélla a través de la cual se nos conserva, o corrobora por lo menos, toda otra historia más antigua o coetánea; si perseguimos su influencia en la formación y desintegración del cuerpo político del pueblo romano, que absorbió al Estado griego, y el influjo de este pueblo sobre las bárbaros, que a su vez acabaron con el Estado romano, y así hasta nuestros días; si añadimos a esto, episódicamente, la historia política de los demás pueblos, cuyo conocimiento ha llegado poco a poco a nosotros a través de esas naciones ilustradas: se descubrirá un curso regular de mejoramiento de la constitución estatal en ésta nuestra parte del mundo (que, verosímilmente, algún día dará leyes a las otras).
Después, cuando salió el sol, los animales pequeños, los animales grandes, se regocijaron; acabaron de levantarse en los caminos de las aguas, en los barrancos; se pusieron en las puntas de los montes, juntos sus rostros hacia donde sale el día.
Cuenta en efecto el mismo General Iriarte: “Esta noche, poco después de las nueve, y cuando se acabaron de quemar los fuegos de artificio, un grupo considerable de españoles armados, pertenecientes algunos a los Cuerpos de la Guarnición, asaltaron la Plaza, subieron al tablado de la música donde se elevaba la columna transparente de que ya hemos hablado, la hicieron pedazos, rompieron los faroles y cuantos objetos de adorno allí había, enrojaron (¿enlodaron?) la bandera Oriental y arrebataron otra española para pasearla en triunfo por la plaza y por las calles de la ciudad, vociferando el “viva a España” y los muera consiguientes y alusivos al caso.
Esta Revolución ha significado en primer lugar no solo que el pueblo es libre, no solo que se acabó el crimen, no solo que se acabaron los atropellos, las torturas, los golpes, las humillaciones que constantemente estaba sufriendo cualquier ciudadano, sino que el pueblo ha llegado al poder, que ustedes han llegado al poder, y que los hombres que hoy estamos en el poder no nos parecemos absolutamente en nada a los hombres que han estado siempre en el poder, bien bajo una dictadura e incluso bajo gobiernos constitucionales.
Eso de que el pueblo se sienta seguro de su destino, eso de que el pueblo se sienta seguro de que nunca más se cometerá un crimen y el que lo cometa será castigado ejemplarmente (EXCLAMACIONES DE: “¡Justicia, justicia!”), eso de que el pueblo vea que por primera vez se está haciendo justicia en nuestra patria, eso de que el pueblo vea que se acabaron los golpes...
CONDUCTOR: ¿Y qué tan cerca estuvimos, aquí entre usted y yo, de declarar la insolvencia, la moratoria y decir: "pues, se nos acabaron las fichas, se nos acabó el dinero y no podemos pagar los compromisos"?