acantilado


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para acantilado

precipicio,

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para acantilado

abismo

Sinónimos

Ejemplos ?
-¿Qué necesitas? -gritó cuando el Pescador subía jadeando por el acantilado-. ¿Quieres peces para tus redes cuando el viento sopla en contra?
Desistió, sin embargo, de esta intención ante los gritos de los soldados, que estuvieron todos de acuerdo en echar la culpa a un solo hombre. Como no había ninguna duda de su culpabilidad, fue lanzado desde la cima del acantilado en medio de la probación general.
A veces un golpe de viento llevaba las nubes hacia la costa de Santa Catalina, como olas aéreas que se rompían en silencio contra un acantilado.
Salieron y se fueron a los cerdos. De pronto la piara se abalanzó al lago, acantilado abajo, y murió ahogada.». A quien la castidad le resulte difícil se le debe desaconsejar: para que no se convierta ella en el camino hacia el infierno – es decir, hacia el fango y la fogosidad del alma Paráfrasis de 1 Corintios, 7, 1-2: «Bueno es al hombre no tocar mujer: mas, por evitar la fornicación, tenga cada uno su mujer y cada una tenga su marido.» .
Así ella estaba, acostada, y dejándose amar, Y desde lo alto del diván sonreía complacida A mi amor profundo y dulce como el mar, Que hasta ella subía como hacia su acantilado Los ojos fijos en mí, cual un tigre domado, Con un aire vago y soñador ella ensayaba poses, Y el candor unido a la lubricidad Daba un encanto nuevo a sus metamorfosis.
En el borde del acantilado el carpintero distinguió la figura del guarda que agitaba los brazos, indicando algo en la lejanía del mar, invisible para los tripulantes de El Pejerrey.
Al escuchar las amargas palabras del cura, al joven Pescador se le llenaron de lágrimas los ojos; se levantó y repuso: -Padre, los faunos viven en la selva, y viven contentos; y los tritones vienen a descansar sobre las rocas del acantilado, con sus arpas doradas.
Todo yacía en una serenidad total, como si acabara de producirse el mismo momento de la creación. Al volverse, vio que en lo alto del acantilado en el que se hallaba enclavada la gruta había un enorme cartel de piedra.
Inmediatamente empezaron a salir de los riscos del acantilado, de la salvaje belleza de las flores y arbustos, y de la espesura de los bosques y árboles decenas de miles de monos de todos los tamaños, que rodearon sin pérdida de tiempo a su Hermoso Rey.
Alguien parecía estar hablando y bajó por la montaña para ver de quién se trataba. Fue así como descubrió la Caverna del Vientre de Agua, que se hallaba a los pies de un acantilado extremadamente empinado.
Las tierras han dejado abandonadas y, por hallar del mal algún remedio, acuden al oráculo en encuesta, y de él todos escuchan por respuesta que se ha de hallar para Proteo doncella que tenga de belleza un mismo grado, y a aquel dios ofrecerla en vez de aquella, al pie siempre de un mismo acantilado.
Pero este arisco cretense desde lo alto de su acantilado dispara dardos de desdén y ha conseguido que durante siglos no atraque en su territorio barco alguno.