acantonar

(redireccionado de acantonó)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para acantonar

alojar

Sinónimos para acantonar

acampar

Sinónimos

Ejemplos ?
Delante de la posada del Dragón Verde se encontraron a seis rufianes, y los expulsaron, pero estos dieron la voz de alarma, y los hobbits temían un contraataque, así que se prepararon para sublevar la Comarca. Sam recabó la ayuda de la familia Coto, mientras que Merry, acantonó a los hobbits de Delagua y Hobbiton.
Pezet pretendió retomar el Palacio de Gobierno, pero, por una parte, no se animó a atacar Lima y, por otra, hubo mucha deserción entre sus tropas. Con sus leales, se trasladó primero al Callao y, luego, se acantonó en la hacienda Concha.
Para salvar su gobierno Alvear intentó primero reducir a Artigas, enviando a esos efectos una división contra la provincia de Santa Fe al mando del coronel Ignacio Álvarez Thomas, pero éste al llegar a Fontezuela (Pergamino) el 3 de abril se sublevó y marchó sobre Buenos Aires. Alvear acantonó su tropas en Olivos, pero pronto fue incapaz de frenar la deserción.
Una brigada de infantería motorizada sería la primera unidad en montarse, ésta se acantonó en la base que anteriormente la RAF tenía en Habbaniya, una locación que estuvo ocupada por el contingente británico de los levíes iraquíes.
Carlos Severo Toranzo Montero, sintiéndose apoyado por la mayoría de sus camaradas de armas, se acantonó en la Escuela de Mecánica del Ejército durante la madrugada del 3 de septiembre.
La situación en el centro peninsular no libró a Budia de los peligros de la guerra: en 1710, en el contexto de la Batalla de Brihuega (Guerra de Sucesión española), el ejército del Archiduque Carlos de Habsburgo, que se retiraba hacia Aragón, se acantonó cuatro días en el lugar y lo saqueó, valorándose los daños en 44.000 ducados (más de 14.000 raciones de pan, el tesoro y ornamentos de la iglesia, y la quema de más de 6.000 colmenas).
Al día siguiente se le ordenó llevarlas a Enger, donde las acantonó hasta la llegada del ejército de Westfalia al mando de Jean-Baptiste Desmarets, Mariscal de Maillebois.
(entonces al mando del Regimiento de Infantería de San Javier (Misiones)), quien se acantonó en la Escuela de Infantería de Campo de Mayo.
Después de la victoria, Théoden acantonó Rohan, llamando a las armas a todos los hombres disponibles, para marchar sobre Gondor y ayudar a Minas Tirith, incluso antes de que la flecha roja hubiera llegado a sus manos o las almenaras de Anórien hubiesen sido encendidas.
Poco después, cuando estaba por estallar una guerra con Chile, acantonó a la mayor parte del Ejército, formado principalmente por conscriptos, en la Sierra de Curumalal, listo para salir hacia Chile.
Pese a sofocar la revuelta bereber, la disputas entre clanes árabes provocaron la guerra civil en Al-Andalus, y no fue hasta 743 cuando el nuevo valí andalusí Abul Jatar acantonó a las tropas sirias en distritos militarizados (yund), y el yund de Egipto fue establecido en Tudmir.
Para concretar dicho fin retrocedió hacia San Miguel de Tucumán, donde acantonó al ejército en una fortaleza en construcción, conocida como la Ciudadela, y se dedicó a reforzarlo y adiestrarlo concienzudamente.