acariciar

(redireccionado de acarician)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para acariciar

halagar

Sinónimos

Ejemplos ?
EL HOMBRE Quiero cruzar el piélago profundo, nuevo horizonte a mis afanes dar, otra brisa, otro cielo y otro mundo me esperan en la vasta inmensidad, Te arrastraré hasta la húmeda ribera que acarician las olas en tropel; diré adiós al hogar y a la familia, y el mástil tú serás de mi bajel.
EI blando sueño de los pobres labriegos se concilia mejor en las humildes cabañas, en las riberas sombreadas por el ramaje o en el valle de Tempe que los Céfiros acarician.
Darme unas manos de disciplinante que me dejen el lomo ensangrentado, y no estas manos lúbricas de amante que acarician las pomas del pecado.
Allí en la amplia playa, cubierta de arena viva hasta bien adentro de la ensenada, se pasean parejas, que cogidas las manos acarician con los ojos, por mementos, la convulsa superficie del mar, aspirando profundamente el yodo y la sal, que el viento en sus alas trae.
Hay un árbol gigantesco de alto tronco y hojas anchas, de que el guaycurú valiente fabrica flexibles lanzas. Arbol que el rayo respeta y acarician las borrascas, que el sol del trópico quema con sus torrentes de lava.
Hay fiesta en el espacio y la campaña, fiesta de paz y amores: acarician los vientos la montaña; del bosque los alados trovadores su dulce canturía dejan oír en la alameda umbría; los menudos insectos de las flores a los dorados pístilos se abrazan; besa el aura amorosa el manso Guaire, y con los rayos de luz se enlazan los impalpables átomos del aire.
III El mago quedado en el monte, salió al final de él, Quedándose en los valles, sobre una piedra derrumabada, Y mirando. - Los bosques acarician con viento de primavera Su frente seca, sus ojos profundos.
Donde las muchachas de mirar profundo en sus cuerpos amorosos, Acarician los frutos maduros de su nubilidad; Lesbos, tierra de noches cálidas y lánguidas, Deja del viejo Platón fruncirse el ceño austero; Tú logras tu perdón con el exceso de los besos, Reina del dulce imperio, amable y noble tierra, Y de los refinamientos siempre inagotables.
Además, aseguran haber un templo suyo en la isla Diomedea, no muy distante del monte Gargano, situado en Apulia, y que estas aves andan volando alrededor de este templo, y que asisten allí continuamente, ocupándose en un ministerio tan santo y admirable como es tomar aguas en los picos y rociarle; y si acontece llegar allí algunos griegos, o descendientes de griegos, no sólo están, quietas, sino que los halagan y acarician; pero si acaso llegan otros de otra nación, acometen a sus cabezas y los hieren tan gravemente que a veces los matan; porque aseguran que con sus fuertes y grandes picos están suficientemente armadas para poder realizar esta empresa.
Un bostezo de amor flota por sus calles y los nacientes rayos del sol le acarician su cuerpo humedecido por el rocío de las máquinas barredoras.
Todos hemos oído hablar de la religión de la ciencia, que no es —¡Dios nos libre!— un conjunto de principios y dogmas filosóficos derivados de las conclusiones científicas y que vayan a sustituir a la religión, fantasía que acarician esos pobres cientificistas de que otras veces os he hablado, sino que es el culto religioso a la verdad científica, la sumisión del espíritu ante la verdad objetivamente demostrada, la humildad de corazón para rendirnos a lo que la razón nos demuestre ser verdad, en cualquier orden que fuere y aunque no nos agrade.
Cuando el carro de Apolo pasa una sombra lírica llega junto a la cuadriga de brasa de la divinidad griega. Y se oyen como vagos aires que acarician a Buenos Aires: es el alma de Santos Vega.