Ejemplos ?
Comprendemos que mientras no les pertenezca el poder político la humanidad no será libre, y sentimos que esa suprema obra exige toda nuestra inteligencia y todo nuestro valor. Se rechaza el consejo del pacífico sabio, y se acata la orden de un imbécil con el sable al cinto.
¿Y por qué? Porque tiene talento, porque acata en él la inteligencia. ¡Y esa inteligencia se queja y quiere invertir el orden establecido!
No jurar ni por Criador ni por criatura, si no fuere con verdad, necesidad y reverencia; necesidad entiendo, no quando se affirma con juramento cualquiera verdad, mas quando es de algún momento cerca el provecho del ánima o del cuerpo o de bienes temporales. Entiendo reverencia, quando en el nombrar de su Criador y Señor, considerando, acata aquel honor y reverencia debida.
137 Es la prudençia çiençia que mata los torpes deseos de la voluntad, sabia en lo bueno, sabida en maldat, mas siempre las vías mejores acata; destroça los viçios, el mal desbarata, a los que la quieren ella se combida; da buenos fines, seyendo infinida, e para el ingenio más neto que plata.
Distraído estaba el rey Y un traidor Zegrí se avanza Que en secretas conferencias En tales términos le habla: -«Guarde Alá vuestro poder »Y así tomaréis venganza »De villanos y cobardes »Que son de mestiza casta; »Los Abencerrajes, digo, »Pues el que a su rey no acata, »Aunque de elevada cuna, »Ya bastardea y se infama: »Con su torpe alevosía »La vida y reino os quitaran »Si Gomeles y Zegríes »No os tuviesen por monarca.
«Recibe (dijo) esa carta Que es una preciosa joya Y acata la diestra mano Que tales renglones forma: Haz lo que se dice en ella Sin perder tilde ni coma, Que es tu padre quien lo manda Y con su mandato sobra.» Abriendo el billete Isaura Duda y se conmueve y nota Que la carta es de su amante, Que contiene lindas trovas Y que exige muy de veras Una cita perentoria En aquella misma noche Cuando avance más sus horas, Dándole cumplido aviso Del modo con que mañosa Procurar debe a su amante Cumplimiento de sus glorias.
No hemos perdido el sentido moral, y Elena, que es como sabes profundamente religiosa, acata, aunque a regañadientes, los designios de la Providencia y se resigna a ser madre.
«De los jueces la hidrópica codicia convierte en compra y venta la justicia; no Jesucristo, Satanás modela el vivir del indigno sacerdote; y es la milicia de traición escuela y de la patria el más crüel azote; el tierno joven en la mente abriga torpes sofismas, y en el pecho bajo el ardiente deseo, (Pues el paterno ejemplo es bien que siga,) no de honroso trabajo, sino del sueldo y del ocioso empleo; y ansiando todos del Estado oficios, la industria nacional yace desierta, y a objetos que fomentan lujo y vicios abre solo el Comercio fácil puerta; las ciencias y las nobles liberales artes que el mundo acata...
Quien va en busca de montes, no se detiene a recoger las piedras del camino. Saluda el sol, y acata al monte. Estas son confidencias de sobremesa.
Mas, porque acata a Carlos, con desgana se vuelve hacia el camino encomendado, y el puerto de Calés tras poco alcanza y al mar el mismo día aquel se lanza.
Demás que de la orden que profesas vengar traición tan cierta es mandamiento a la que es, en opinión de todos, flor de la honestidad en hecho y modos.» Pensó un poco el francés, y al fin repuso: «¿Por qué debe morir la mujer grata que a su amante dejó con tierno uso templar la llama que lo esfuerza y mata? ¡Maldito sea quien tal ley propuso y sea maldito quien después la acata!
Artículo 8 : El Estado ecuatoguineano acata los Principios de Derecho Internacional y reafirma su adhesión a los derechos y obligaciones que emanan de las Cartas de las Organizaciones y Organismos Internacionales a los que se ha adherido.