acatar

(redireccionado de acatados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para acatar

respetar

obedecer

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
Si bien siempre se llamaba a "paro" de actividades, estos no eran visibles ni importantes políticamente, por la represión interna en las empresas o porque los medios oficiales de comunicación permanentemente mostraban que los paros no eran acatados.
repitiéndola el Gobierno y cuerpo capitular sus acatados respetos y protestas de llenar las disposiciones superiores con que se sirva distinguirlos.— Dios guarde á V.
Las organizaciones de comerciantes, y éstos en lo individual, deben tener derechos, pero también obligaciones; unos y otras deben ser claros y expresos en los ordenamientos legales, que deben ser acatados por todos: autoridades y comerciantes.
En efecto: el día anterior me habían dicho que un colega, más antiguo que yo en la profesión y cuyos juicios eran generalmente acatados, había expresado su disconformidad y su asombro al saber que uno de mis pacientes llevaba ya cinco años sometido a tratamiento psicoanalítico.
Estos acuerdos y resoluciones, después de sometidos al referéndum de los Sindicatos, deberán ser acatados por las Federaciones Nacionales de Industria.
Son mandatos «irrenunciables y obligatorios», en virtud de ser mandados en una relación de subordinación por el Estado (en ejercicio legítimo de su principio de imperio). La justificación es que regulan derechos que hacen al orden público y deben ser acatados por toda la población.
Al proselitismo clientelar, el caciquismo, a la mera lealtad electoral que tradicionalmente caracterizaban la relación entre los jefes y la masa, opone una concepción nueva, dinámica y limpia, en que el partido es más bien una fraternidad de luchadores: los dirigentes colocados a su cabeza por la voluntad democrática de la base deben ser acatados en la acción, sin vacilaciones ni regateos, como lo exige toda formación destinada al combate.
Los documentos –al igual que las aspiraciones representadas por Tomás García de Zúñiga– fueron cuestionados y, en la práctica, nunca acatados por las autoridades bonaerenses.