aceña

(redireccionado de aceñas)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con aceñas: acemilero
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para aceña

azud

Sinónimos

Sinónimos para aceña

Ejemplos ?
Siendo la producción de cereales mayoritaria en la zona, sobre todo de trigo y centeno. La cercanía del río emplea su corriente como fuerza motriz que mueve las "muelas" de las aceñas (de rodezno).
Es una imagen muy integrada en el entorno de las riberas del río Aliste (siendo un caso el área de La Rebotina en Pobladura de Aliste). Todas estas aceñas como denominador común poseen el empleo de piedra como elemento constructivo.
Algunos de las aceñas se encontraban en medio del núcleo poblacional (caso de Sejas), aqunque lo habitual es que se encuentren en las afueras.
La propiedad de las aceñas está ligada al pasado comunal de Aliste. Estos edificios eran muy importantes en la economía de los pueblos, el suministro de harina y pienso a las familias era de vital importancia.
Se encuentran cercanos a pequeñas represas y “zudas”. Las aceñas poseían una construcción adyacente denominada “caz” o “balsa”, que hacía de depósito.
Algunos de estos edificios se conservan en el término municipal.;Aceñas A lo largo del río Alagón, que separa el término de Montehermoso de los de Valdeobispo y Galisteo, había varias aceñas, algunas de las cuales aún se conservan.
2 En esta Ciudad, depositarla de la artillería durante las invernadas de la guerra, don Francisco consiguió un notable patrimonio, compuesto por varias casas, almazaras, aceñas, un cortijo y varios censos sobre predios rústicos.
En este periodo de la historia de Cantabria la industria se seguía centrando en la transformación alimentaria a través de aceñas y conservas de pescado.
El mayorazgo personal de Lope García eran sus torres de San Martín de Muñatones (Musques), Santelices (Musques), la Sierra y Salazar (Portugalete); las ferrerías y molinos de “los vados” y Achuriaga, la ferrería del Pobal y del Arenao y las aceñas de la Puente y Fresnedo.
Heredó de su padre, que había sido uno de los principales magnates del reino, numerosos bienes, y en la ciudad de Córdoba tenía casas principales en las colaciones de Santa María, que posteriormente heredaría su hijo Juan Ponce de Cabrera, y en la del Salvador, y también poseyó la villa y el castillo de Garcíez, situados en la actual provincia de Jaén, las Aceñas del Cascajar, los heredamientos de Nublos y la Serna, y los castillos de Ruy Pérez en Peñaflor y del Berrueco en la Puebla del Infante, aunque éstos últimos pasaron posteriormente a manos de su hermano Ruy Pérez Ponce de León, maestre de la Orden de Calatrava.
Don Dinis escogió para construir esta villa una colina, rocosa e inaccesible, situada cerca del camino que iba desde el Norte hasta Amarante; limitada por los cauces de los ríos Corgo y Cabril, gracias a cuyas rápidas aguas podían moverse las 40 aceñas en las que se molía el trigo para el pan de la gente de la villa.
Durante el siglo XVI Huerta vivió su época de mayor desarrollo económico y demográfico, debido sobre todo a la riqueza agrícola y la pujanza de varias aceñas o molinos harineros que surgieron en su término, al paso del río Tormes.