acelerar

(redireccionado de acelerados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para acelerar

Ejemplos ?
Aunque hoy día se sigue considerando al cambio climático como el principal responsable del descenso de las presas de este animal y por tanto de su extinción, también es altamente probable que éstos fuesen acelerados por la llegada a la isla del Homo sapiens hace unos 45.000 ó 50.000 años; el impacto del ser humano parece haberse producido no solo la caza directa de los leones marsupiales sino porque la presencia humana habría favorecido una temprana desertificación de gran parte de Australia.
Acoge con beneplácito los avances en la ejecución, a cargo del Gobierno del Afganistán del programa de desarticulación de los grupos armados ilegales y su integración en el programa de paz y reintegración del Afganistán, y pide que se hagan esfuerzos acelerados y armonizados por conseguir mayores avances con el apoyo de la comunidad internacional; 28.
Pero ya acelerados pasos de alguno al fin se percibieron, cuanto próximos más precipitados, y más cercanos cada vez se oyeron, y por la calle oscura vio Margarita un hombre que se entraba, cuya negra figura ante su misma puerta se paraba.
Duerme en paz, y si velando Estás por tu estrella aún, Consuelate, Rey, pensando Que nos es vivir llorando Una maldición común. Duerme, y dente descuidados Grato murmullo, si velas, Los pasos atropellados De los pies acelerados De las errantes gacelas.
«Despertando, quizás, en su mente, este hecho trivial—dice Biot, el más conspicua de los biógrafos franceses de Newton—las ideas de movimientos acelerados, púsose a reflexionar acerca de la naturaleza de este singular poder, que solicita a los cuerpos hacia el centro de la tierra, que los precipita hacia él con velocidad continuamente creciente y que se ejerce también sin experimentar disminución apreciable en las torres más altas y en las cimas de las montañas más elevadas.
En el presente, más que nunca, es necesario desplegar las armas de la inteligencia y el ejercicio de la razón. La uniformidad es utopía en una época de agudos contrastes y cambios acelerados.
Menos aún son los que han sabido mantenerlo vivo, fuerte y sólido a lo largo de este siglo, en medio de los cambios económicos, sociales, políticos y tecnológicos más acelerados que ha vivido la humanidad en toda su historia.
Tenían consigo un indio que se había escapado de la casa de su amo porque le quería hacer esclavo después de haberle servido mucho tiempo; saltó este tal en tierra y arrojándose a la centinela la mató, con cuyo suceso entraron todos en la ciudad y se fueron a tres o cuatro casas de ciudadanos donde llamaron con ficción, y creyendo eran amigos los abrieron y entrando acelerados robaron con la mayor prisa que pudieron todo el dinero que hallaron; no perdonando las iglesias, que profanaron sin respeto.
CUADRAGÉSIMA.- A aquellos educadores señalados en la disposición anterior que no hayan culminado la educación básica o el bachillerato se les ofrecerá procesos acelerados de formación.
El Estado ha desincorporado prácticamente todas las empresas no estratégicas que le impedían concentrar su atención y sus recursos en las obligaciones primarias. La inversión ha crecido en México a ritmos acelerados y, con ella, la creación de empleo.
5.4 Fortalecer el posicionamiento de Venezuela en la economía internacional Si bien es cierto, que la constante interacción efectuada en el seno de Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha favorecido el incremento de los precios del crudo y mejorado nuestros ingresos para atender el desarrollo social, no lo es menos, que la volatilidad asociada a la dependencia de la exportación de un solo producto, requiere de una acción igualmente decidida en el fortalecimiento de la posición de Venezuela en la economía mundial, lo cual, debido a los acelerados cambios tecnológicos observados en los últimos años, supone un esfuerzo deliberado y sistemático por ampliar nuestras exportaciones no tradicionales y añadir valor a las tradicionales.
El buen músico, gordo como un cebón y colorado como una remolacha, digería penosamente, paseando su turbia mirada de apoplético por el magnífico panorama del Mediterráneo, y del Estrecho de Gibraltar, del maldecido Peñón que le da nombre, de las cercanas cumbres de Anghera y Benzú y de las remotas nieves del Pequeño Atlas, cuando sintió acelerados pasos en la escalera y la argentina voz de su mujer, que gritaba gozosamente: -¡Bonifacio!