aceptar

(redireccionado de aceptaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para aceptar

admitir

comprometerse

Sinónimos

Antónimos

reconocer

Sinónimos

admitir

Sinónimos

Sinónimos para aceptar

aprobar

Sinónimos

Ejemplos ?
Un día, no sabemos si siguiendo las aguas de los miembros cesantes del Consulado, que lo habían celebrado con una comilona en el Miguelete, en que fueron piernas muy alegremente Carreras, La Mar, Vilardebó, Pérez, Parías, Camuso, Cortinas, Susviela, Martínez y Souza Viana, ocurrióles a otros de buen humor, convidar a los viajeros a una fiesta campestre en la quinta de Juanicó, que aceptaron los distinguidos huéspedes con sumo agrado.
Morir por morir, lo prefiero por haber matado a alguien. Si no aceptáis, me clavo el sable en el vientre ahora mismo." No teniendo elección, aceptaron.
Y para proveer a la dicha petición se voto en esta manera: E luego los dichos Regidores unánimes y conformes, dixeron que aceptaban y aceptaron la dicha postura y baja en lo tocante a la carne de vaca y se pregone...
Una vez transcurrida la jornada ejemplar, tutti contenti disfrutaron del millón doscientas mil tortas que el gobierno en el poder repartió entre todos los votantes, exceptuando los antipatrióticos abstinentes quienes se fueron a brindar a la Súper Hot Cola para celebrar que todo seguiría igual y no aceptaron componendas.
Roma se llenó de filósofos y oradores; se descuidó la disciplina militar, se despreció la agricultura, se aceptaron sectas y se olvidó la patria.
Los MESHICAS, que habían venido en una larga peregrinación hasta estas tierras y que andaban cual chichimecas, esclavizados y repudiados por muchos, aceptaron el sacrificio con el fin de que se acabara para ellos también, el hambre y la sed que reinaba en TOLLAN.
En ese Congreso triunfaron los partidarios de la esclavatura (1) más allá de lo que se prometieron. Aceptaron la obligación de pagar á los libertos el salario de un peso semanal, en el campo; y en las ciudades, la mitad de lo que ganara un peón ó sirviente libre.
Cuando los AZTECAS-TLATELOLCAS se enteraron del secreto de los palos, se arrepintieron y quisieron cambiar los envoltorios. Sin embargo, los AZTECAS-MESHICAS no lo aceptaron y cada quien se quedó con lo suyo.
Y los de COLHUACAN aceptaron llevarlos en la peregrinación que también ellos realizaban desde hacía mucho más tiempo que los AZTECAS.
Los enemigos al ver la fiereza con la cual los MESHICAS se defendían sin saber de dónde sacaban tantas fuerzas, pactaron mejor por soportarlos y hacer que trabajaran para ellos como sirvientes. Humildes, pero orgullosos, los AZTECAS aceptaron esa tregua.
Si ambos se habían resistido a ejercer una medida así en el pasado, ¿por qué aceptaron operar esa desafortunada determinación en diciembre?
n una ocasión, hallándose en la romería de San Juan, o en la de San Pedro, o en la de San Roque, o en la de Santiago, o en la de los Mártires, pues la crónica no lo fija bien; hallándose, digo, en una de estas romerías más de nueve petimetres santanderinos, y no menos de diez damiselas de copete, y hallándose más que regularmente aburridos, lo cual es de necesidad en una romería mientras en ella no se hace otra cosa que ver, oír y brujulear, resolvieron los primeros proponer a las segundas, con las respetuosas salvedades de costumbre, un honesto entretenimiento que, ajustándose en lo posible al carácter del sitio y de la ocasión, fuese digno de las distinguidas personas que se aburrían. Las pudibundas jóvenes aceptaron la propuesta en cuanto al fin.