acequia


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para acequia

Sinónimos para acequia

cacera

Sinónimos

Ejemplos ?
Con ánimo entre regocijado y receloso regresaba la dilettan- ie, después de las diez de la noche, en medio del chipichipi ó j garúa característico del invierno limeño, cuando al llegar á la Acequia de Islas se encontró con que los torneros habían soltado el agua, lo que para la monja melómana imposibilitaba la entrada al claustro por el mismo camino que, tres horas antes, utilizara para la salida.
Cuando al día siguiente fue Carapulcra en busca del compañero para dar principio al balance, se encontró con que el pájaro había volado, y por única existencia la garrafa de los peces. Púsose el lego furioso, y en su arrebato cogió la garrafa y la arrojó a la acequia diciendo: -¡A nadar, peces!
- Y así, oiga, en ese tiempo nos alumbrábamos con un candil, lavábamos en una acequia, costaba traer agua para tomar, y después llegaban, así de repente, a tumbar las casas, con máquinas.
Viendo pues que igualmente les quedaba 630 para el lugar a ellas de camino lo que al Sol para el lóbrego Occidente, cual de aves se caló turba canora a robusto nogal que acequia lava en cercado vecino, 635 cuando a nuestros Antípodas la Aurora las rosas gozar deja de su frente, tal sale aquella que sin alas vuela hermosa escuadra con ligero paso, haciéndole atalayas del Ocaso 640 cuantos humeros cuenta la aldehuela.
El aire huele a incienso música de amor tañen las ondas de la acequia, nupciales himnos cantan, entre matas y arbustos, los verderones y jilgueros; las hierbas cuchichean lascivamente en los bancales.
Se siente sed muchas veces, pero se sabe que hay cerca un río, un estero, una acequia, una vertiente donde se puede tragar cuanto se quiera, y ésta no es la sed del desierto; la sed del desierto debe ser la sed del infierno...
En el solar que forma ángulo con la Acequia alta habían quedado en pie, aunque no muy seguros por su base, dos o tres cuartos habitados por un negro viejo, sucio y desarrapado, gran persona en la cofradía mozambique, y fuera de ella ente más ruin que migaja en capillo de fraile.
El viejo lo supo. Escondido en un cañaveral vió deslizarse a Chaume por el cauce fangoso de la acequia. No quedan huellas en el agua.
«¿Para quién es ese ramo, Piedad?» «No sé, no sé, no sé para quién es: ¡quién sabe si es para alguien! « Y lo puso a la orilla de la acequia, donde corría como un cristal el agua.
Tenían, como unas quince vetas de oro y algunas piedras salían pasadas de este metal. Para beneficiar las minas, sacó una acequia de agua que corría, más o menos, unas cuatro leguas.
Molina y don Mateo Arnaldo Hoevel para ver si se han salido de los términos de sus sitios; como también para que reconozca y remedie el daño de una acequia que se halla zanjeada en la calle de San Lázaro: a lo que se acordó decretar como pide el Procurador General.
Hijo de los dos, el chicuelo de los seis años, alegraba el hogar con sus voces, el jardín con sus juegos, la acequia con el chapoteo de sus pies.