acerbo

(redireccionado de acerbas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para acerbo

áspero

Sinónimos

Sinónimos para acerbo

Ejemplos ?
En cuitas acerbas vídose el don Johán; ca en la su condisción de fallido, haber non podía un otro remedio que el de reponer o el de sofrir resultanzas del su escalabro.
No formularé aquí un capitulo de culpas; no responderé á los insultos, á las calumnias y á las indignidades de que he sido blanco, con censuras acerbas y ni siquiera con acusaciones razonadas: veo en todo lo que pasa una gran desdicha, y mi corazón es demasiado noble para no respetar la desgracia de mi partido.
Tú a memorias acerbas y tenaces la paz concedes del sabroso olvido, y entre divinas ilusiones haces mecerse el corazón adormecido.
Perdona, Dulce amigo, si tan lejos, Donde la suerte me es torva, El bálsamo saludable De tu voz consoladora, Mi corazón hostigado De tan acerbas memorias A la hiel del desaliento Tristemente se abandona.
Eran de antiguas historias despedazados fragmentos, suspiros de amor… lamentos de almas errantes… congojas, ayes y quejas acerbas, que en las hojas y en las yerbas guardaba para mí escritas mi futura inspiración.
Y este vínculo que la desgracia atara entre ambos, érale tan precioso que su solo recuerdo bastábale a veces para hacerle olvidar por un instante sus acerbas tribulaciones.
Ora conviene Que todos a la lid nos aprestemos, Aun el joven imberbe, aun el anciano, Por defender la patria y los altares De los dioses indígenas, que nunca Profane el vencedor; y por los hijos, Y por la dulce tierra, engendradora Y nodriza común, la que en su seno Blando os recibió, cuando arrastrabais Los perezosos infantiles miembros, Y entre acerbas molestias educados, Fuertes os hizo, armígeros, robustos, Para que a vuestra madre defendieseis.
EL MENSAJERO El sexto es tan valiente como sabio; El augur Anfiarao, que se coloca En la Homoloide puerta, interpelando Con acerbas palabras a Tideo, Turbador de los pueblos, homicida, Causa y maestro de los males de Argos, Evocador de furias, y ministro De mal consejo a Adrasto.
Liger, le dice...: "No estás viendo los caballos de Diomedes, ni el carro de Aquiles, ni los campos de la Frigia; ahora en este suelo van a terminar la guerra y tu vida." El viento se lleva estas palabras del insensato Liger; mas no replica con otras el héroe troyano; antes bien dispara un venablo en el momento en que, inclinado el cuerpo sobre los caballos, los aguija Lucago, y avanzando el pie izquierdo, se apresta a pelear; penétrale el venablo por las bajas orlas del refulgente escudo y va a atravesarle la ingle izquierda: derribado el carro, cae moribundo en la arena, y con estas acerbas palabras le escarnece el pío Eneas...
Venus y la noche te favorecen; huye con felices auspicios, acuérdate de mí y esculpe esta hazaña en mi sepulcro.» XII A NEÓBULE Es bien merecedora de compasión la joven que ni puede entregarse a las delicias del amor ni adormecer sus pesares con el vino, temiendo siempre las acerbas reprensiones de un tío adusto.
Esto suscita también críticas acerbas y burletas al ver que por las dificultades metodológicas los niños tardaban en aprender a leer y la ironía la hacían los críticos que decían que los maestros y maestras se quedan riendo de susto al no cumplir con las exigencias de la época en cuanto a la rapidez con la cual debían aprender a leer los educandos.
Verme sin Silvia, solo y receloso De que su afecto iba así a perderse. Oprimió mi alma con acerbas penas Tan vivamente. Que abandonando mis designios todos, Y expuesto al fallo de insensibles jueces, Vole a mi centro como si esto solo Mi dicha fuese.