acertar

(redireccionado de acertaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para acertar

adivinar

Sinónimos

Sinónimos para acertar

adivinar

Ejemplos ?
Luego de un poco de descanso, continué voluntarioso trepando por aquella cuesta. El hambre era cada vez más intensa. No acertaba a explicarme lo que me acontecía. ¿Por qué?
Quienes llegaron primero al escenario y los que ya estaban allí, vieron salir de ese auto al manejador, que tambaleante y sangrando de la nariz, con los ojos desorbitados, sólo acertaba a decir como lleno de ese terror que muestran los que acaban de ver algo horrible: -Yo no soy causante de ese desastre.
Loca y paralizada a la vez, ni sabía qué hacer ni a quién llamar; lo inmenso del horror la trastornaba. Sólo acertaba a repetir: «¡Manolo!
¡Eugenia!» Y Augusto se encontró pronunciando en voz alta el nombre de Eugenia. Al oírle llamar, el criado, que acertaba a pasar junto al comedor, entró diciendo: –¿Llamaba, señorito?
Allá crecía... crecía sano y risueño. Aún no acertaba a vislumbrar lo que no sé quien... me deparaba... ...y aquellas tardes otoñales de oros fatigados, cuando tes clases habían terminado y nos congregábamos los de la palomilla para platicar de viajes extraordinarios, fantásticos: La luna, los planetas, regiones desconocidas y misteriosas eran nuestros objetivos...
-Búsquenlo pronto y tráiganlo acá.- Ordenó a sus colaboradores, pero éstos no lo pudieron encontrar. Por más que indagaban entre los que asistían al tianguis por el paradero del TOUEYO, nadie acertaba a responder.
Y así, prisionero en la jaula, el sediento y hambriento coyote, requemado por el sol, ultrajado por la humillación, sólo acertaba a meditar: "En vano he nacido; en vano he llegado a la tierra.
Poco a poco, con tremenda batalla, fue perdonando, perdonando... Sólo al que tanto amó en el siglo no acertaba a perdonarle nunca; no había medio de arrancar de su espíritu el odio.
V Nos quedamos los dos frente a frente en el coche, que partió a toda velocidad hacia Moscú, seguido al galope, entre alaridos y traquetreos, por toda la patulea de cocheros. Yo no acertaba a comprender lo que pretendían, pero mi tío sí lo entendió.
Cuando entró en el recibimiento descubrió a Iván, su criado, tumbado de espaldas en un mugriento sofá de cuero y dedicado a escupir al techo con tanta puntería que muchas veces acertaba en el mismo sitio.
Y como acertaba a la sazón a pasar por la calle un hombre pregonando: ::Miel de abejas, ::zumo de flores, comprola el lobo, y llenó con ella un tarrito, diciéndole a su comadre que, estando rematada la obra de su casa, la convidaría a un banquete y se comerían la miel.
Lo más extraño era que cuando se tocaba, el sonido que daba semejaba todo al que usan los pobres para pedir una limosnita por Dios. Entonces dispuso el Rey que acudiese todo el que quisiese a ver si acertaba de qué era hecha aquella pandereta.