acobardar

(redireccionado de acobardados)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para acobardar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para acobardar

asustar

Ejemplos ?
Diez de los informantes enviados regresan acobardados por los pueblos que en ella habitaban e intencionalmente dan un reporte desfavorable sobre la calidad de la tierra y exageran el poder de sus habitantes, en una clara muestra de desconfianza hacia Yahveh.
La película sigue a un grupo de supervivientes humanos acobardados que finalmente pasan a la ofensiva, dirigidos por Potes, los humanos atacan a un gran grupo de zombis con una granada improvisada, que explota cerca de Colin, destruyendo la mayor parte de su rostro, tres de los seres humanos son mordidos durante la lucha y son brutalmente asesinados por el resto del grupo después de que uno comienza a revivir.
Los soldados santiagueños, acobardados por la superioridad numérica del enemigo, se habrían puesto a bailar con sus fusiles al oír los acordes de la zamba, con lo que habrían recuperado el valor.
Los mandalorianos atacaron mundos indiscriminadamente, desde ese momento; organizando verdaderas matanzas y destruyendo todo lo posible, mientras muchos soldados republicanos se escondían en casas de los civiles, acobardados.
Gana la batalla y acaba con la vida de Tuso y su hermano y de Ancio y Furcio, pero de Bancio y Cancio nada se sabe, pues desaparecen acobardados.
Las epidemias causadas por la proliferación alarmante de murciélagos, vampiros y alimañas, acobardados y atemorizados por todo esto, a los 87 años de fundación, cuando ya los Jesuitas habían sido expulsados de la región mojeña y en tiempos del gobernador de Moxos Miguel Zamora Treviño (tercer Gobernador) en el año 1796, trasladaron el pueblo a donde actualmente se encuentra, en el ángulo que forma el arroyo de Agua Dulce por el norte del río Machupo, trabajo noble y loable delegado al Cacique Gabriel Hojeari.
Otras dos veces fueron acometidos de los veinte caballos unidos, y fue tanto el espanto que concibieron acobardados ya de las lanzas...
Aunque tenía que pasar cerca de las murallas de la ciudad de Corinto con su ejército, esperaba no tener problemas, pues creía que los hombres de la ciudad estaban acobardados en su interior y con pocas ganas de salir fuera.
Convocada una reunión, y con excepción del capitán Campos, todos estuvieron de acuerdo en la retirada aduciendo que los soldados estaban muy acobardados.
Los realistas tuvieron 100 muertos, 146 heridos y 30 prisioneros. Pero, sobre todo, quedaron muy acobardados con esa derrota, al punto que ya no intentaron ninguna otra salida de sus murallas.
¡Oh flor de mis guerreros! ¿Quién de vosotros se presta a meter el hacha en esa empalizada y a arremeter conmigo esos acobardados reales?
No más tus ojos acobardados por los alientos desmesurados ni más tus labios de absurda rueca que se ha espinado la mano seca; la lengua lejos...
Cortés conoció las rivalidades de los indios, puso en mal a los que se tenían celos, fue separando de sus pueblos acobardados a los jefes, se ganó con regalos o aterró con amenazas a los débiles, encarceló o asesinó a los juiciosos y a los bravos; y los sacerdotes que vinieron de España después de los soldados echaron abajo el templo del dios indio, y pusieron encima el templo de su dios.
Pero cuando don Cosme repetía por tercera y cuarta vez a sus inquilinos acobardados: -¡Vamos, hombres, acérquense, no tengan miedo de ese espantajo!
Se movían en una larga columna irregular, abatidos y al parecer totalmente acobardados, pero el enemigo contra el que avanzaban no sentía mucha más confianza ni ánimo que el que ellos mismos tenían.
Como los enemigos se habian recostado á ésta parte por no haber tenido en ella oposicion, asi que nos aproximamos, nos hicieron un fuego tan vivo que nos retiramos, pues aun tiempo fue herido el capitan Moldes, y tres soldados, y á mí me llevó una bala un retazo de la casaca; en esta situacion me avisan, que los soldados que habian quedado sosteniendo la otro trinchera, al mando del capitan Rodriguez, no podian resistir; marché corriendo y los detube en la plaza volviendolos á formar allí, pues no se atrevieron los enemigos á llegar hasta aquel punto, pero conociendo en sus semblantes que estaban algun tanto acobardados...
Los Alancay, sin saber como, se encontraron conque, tras un año de labor ruda y continuada, no guardaban nada ahorrado, apenas si habían comido, estaban casi desnudos, y para remate, tenían con el patron una cuenta de cien sucres cada uno. Acobardados, huyeron de nuevo, rumbo a sus tierras natales.
Las armas atómicas, nucleares, químicas, de los robotes han triunfado. Escuche cómo gritan los valientes jefes a sus ejércitos acobardados que ya no quieren más lucha...
A pesar de la muerte, estos varones con metal y relámpagos igual que los escudos, hacen retroceder a los cañones acobardados, temblorosos, mudos.