acomodaticio

(redireccionado de acomodaticia)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para acomodaticio

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para acomodaticio

acomodadizo

Sinónimos

Ejemplos ?
Pero es la cosa que a los presidentes se les haría cargo de conciencia tener a esa señora Ley tan cerca de palacio y expuesta a violación perpetua, y cata el por qué mandaron poner la acomodaticia y nada comprometedora inscripción que hoy existe: Dios y la Patria .
Los dos querían mostrarse dignos, imaginando que representaba cada cual a su patria en situaciones tan desagradables; y de un modo semejante, fustigados por la frivolidad acomodaticia de sus compañeros, la moza estuvo más altiva que las mujeres honradas, y el otro, decidido a dar ejemplo reflejaba en su actitud la misión de indómita resistencia que ya lució al abrir zanjas, talar bosques y minar campos.
Otro de los hijos mencionados es Mimante que es vinculado al tercer Eolo (véase abajo) a través de una genealogía muy acomodaticia.
En 1940, el Comisionado de Distrito en su Informe de Transferencia hacia el siguiente comentario: "Los Ewaso Boran, por culpa de la riqueza y la vida acomodaticia, se han convertido en un grupo indolente y cobarde ".
La prolongada presencia del Generalísimo en el poder, y la alternancia del uso de mecanismos represores y paternalistas en su ejercicio, fueron construyendo una mentalidad social acomodaticia con su régimen y con los valores tradicionales que se identificaban con el propio ejército, que fue definida como franquismo sociológico.
Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil y escéptico, cobarde. Los mediocres no son genios, ni héroes ni santos.
Su obra literaria se caracteriza por una crítica frontal a la sociedad europea del siglo XX: hipócrita, hedonista y acomodaticia.
Dando por buenas las peores acusaciones, el psiquiatra e historiador Luis Mínguez Martín, reconoce en Fernando VII un "encanto superficial, labia y una actitud seductora y acomodaticia" que ocultaba una personalidad disocial, antisocial o psicopática, manifestada en "el desprecio hacia los derechos y sentimientos de los demás, el cinismo y el engaño, la mentira y la manipulación, la falta de responsabilidad social y de sentimientos de culpa y los mecanismos proyectivos." Fernando era un hombre cultivado, amante de la música y el teatro, aficionado a la lectura y hábil guitarrista, y a pesar de todo lo dicho más arriba, el Deseado fue amado por el pueblo llano.
Su trayectoria política fue acomodaticia, tanto que pasó de figurar como un leal aliado de Juan Manuel de Rosas, a ser sucesivamente el hombre de confianza en su provincia de Justo José de Urquiza -vencedor de Rosas- y de Bartolomé Mitre, vencedor a su vez de Urquiza.
Vive en medio de desorden y suciedad y desgrana sus «consejos», muestrario de virtudes de supervivencia acomodaticia, que comienzan con el «hacete (hazte) amigo del juez», convertido en un refrán mordaz en la Argentina.
Establece que el ateísmo, basado en el fuerte avance científico en los últimos años, ha alcanzado un punto según el cual debe dejar de tener una actitud tan acomodaticia con la religión, la superstición y el fanatismo religioso como ha venido teniendo hasta ahora y que ha sido extendida por los movimientos seculares y algunos movimientos ateos.
La teología dialéctica se levanta contra el progresismo historicista y racionalista de la teología liberal y afirma la imposibilidad de una teología humanista, cultural y acomodaticia a los intereses coetáneos.
Como político colaboró con los últimos virreyes del Perú, y luego con los libertadores José de San Martín y Simón Bolívar, actitud que no debe ser interpretada como acomodaticia, sino como un loable deseo de servir al país en el que nació, aportando su talento.
Se condujo siempre con actitud política acomodaticia y oportunista, pero cuando le dejaban expresarse libremente se mostraba radicalmente liberal.
Como excepción, como en tantas otras cosas, en la Monarquía Hispánica las universidades (Salamanca y Alcalá en la Península y las de nueva creación en América) atraviesan una edad de oro (Biblia Políglota Complutense, escuela de Salamanca, neoescolástica) respondiendo a claro papel social: suministrar cuadros a la burocracia y el clero y elevar o mantener la condición social de una nobleza triunfante y una burguesía acomodaticia y claudicante en cuanto a su capacidad disolvente de la formación económico social.