acompañar

(redireccionado de acompañé)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para acompañar

Sinónimos para acompañar

Ejemplos ?
no tuviera noticia (como me dice) del enemigo ni de Querétaro, es una quimera, cuando de Acámbro, de Salvatierra y Valle de Santiago, desde la semana pasada me están dando partes, y lo que es mas, con los dos primeros oficios que mandé a V., acompañé dos cartas y ellas llegaron á Valladolid y se me contestaron; pero á V.
Nosotros los franceses no somos tan remilgados como los norteamericanos para estas cosas, y por lo tanto no tendré dificultad en presentarte, en esta reunión, como un antiguo conocido. Diciendo esto, se cogió de mi brazo, y la acompañé hasta su casa.
Algunos días le acompañé en el oficio, y le aprendí de manera, que no daría ventaja en echar las bulas al que más presumiese en ello.
Es verdad y dentro de ese contexto diste la campaña. Yo mismo te acompañé en parte de ella. Por favor, Eduardo, no es eso lo que estamos debatiendo.
Me dijo que iba a pasar la noche en una posada en el camino de Dover, donde encontraría buena habitación. Yo le acompañé hasta el puente de Westminster.
Viendo que aquella era su intención, yo también me puse el gabán (pero sin encender el puro, había tenido bastante con una vez) y le acompañé hasta la carretera, que no estaba alegre aquella noche.
Usted estaba abajo, en la antesala, preparada para salir, en el último escalón; por cierto, llevaba un sombrero con pequeñas flores azules; y sin que usted me invitara, yo, a pesar mío, la acompañé.
A veces pienso si no fue esa lucha titánica que él llevó adelante y en la que siempre lo acompañé, cuando encaró, porque él no abordaba las cosas, él las encaraba con el cuerpo, con la cabeza, con su salud si era necesario, para llevar las cosas adelante.
El general Jara llegó a Villa Cuauhtémoc, lugar en que residía el Cuartel General de la Zona Militar de la Huasteca Veracruzana y permaneció allí varios días. A su regreso hacia Jalapa lo acompañé, haciendo el viaje por las brechas, a lo largo de la costa.
El grito –les dije– lo había lanzado yo en sueños. El viejo –añadí– estaba fuera, de viaje. Acompañé a mis visitantes por toda la casa.
Nunca hubiera creído que pudiera sentir tanto verla marchar. Acompañé a Peggotty a las oficinas de la diligencia y dejé en el coche.
Seguí entre la multitud aquel desfile y los acompañé hasta que tomaron el cochecito, partiendo entre la curiosidad bullanguera de las gentes.