acongojar

(redireccionado de acongoja)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para acongojar

congojar

Sinónimos

Antónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para acongojar

Ejemplos ?
A través de ellos, de lejos se alcanzan tumultuosas las sombras de los que danzan ir pasando unas tras otras, una ilusión produciendo tan fantástica y diabólica, que desvanece los ojos y el corazón acongoja.
De cuanto por Amor mal he tenido, y aún tengo destinado, hasta que el pecho sane quien lo hiriera sin huella de piedad y aún me acongoja, venganza habré; si no es que en contra mía Orgullo e Ira el paso a ese sendero no corte ni socave.
a sombra por el cielo se extendía, con resplandor escaso, sereno y melancólico, en ocaso, iba muriendo el día; sobre el vago crepúsculo que huía, negra su forma recortaba el monte cuyas cumbres enhiestas dibujan con sus picos y sus crestas la línea desigual del horizonte; y entre la oscura sombra que caía y el monte que siniestro la esperaba, como una tumba, misteriosa y fría, la noche sobre el mundo se cerraba. Y él entonces me dijo:-¿Por qué triste siempre tu alma cobarde se acongoja?
También me acongoja el entrar en una casa llena de riquezas y adornada con artesones dorados; y apriétame el lisonjero pueblo que de continuo corteja a los que disipan sus haciendas.
Mi alma pesa, y se acongoja porque su peso es el arcano sinsabor de haber conocido la Cruz y la floresta roja y el cuchillo de cirujano.
Le acongoja la pesadumbre de esa sociedad ya tan formada y siente como el apremio de ausentarse, de volver a la Naturaleza, de librarse de la disciplina, de la armonía, de la norma.
Y se esfuerza por creerlo así, porque la sola idea de que tengan también que sufrir penalidades como las suyas, lo acongoja indeciblemente.
De la noche de aquel día en muy avanzada hora, tranquilamente Genaro del sueño en brazos reposa. Ningún fatigoso ensueño el corazón le acongoja ni le contrista la mente visión atormentadora.
Y aunque gran sosiego finge, es su inquietud bien notoria, y que habla consigo mismo en su semblante se nota. La princesa lo conoce y trasuda y se acongoja, pidiéndole a Dios de veras que la visita sea corta.
Todo su exterior, en fin, revela que su alma a solas en los cálculos se abisma de meditaciones hondas, y que una idea inmutable, íntima y desoladora, lastima su inquieta mente y el corazón lo acongoja.
La ciudad agiganta sus carnes de asfalto y da a luz nuevos senderos para hacerme sentir, eso creo, tan pequeño como un simple punto en el espacio infinito del cielo. Y mi alma se acongoja y se estremece.
¡Al comprenderlo, un pasmo doloroso penetra y acongoja la conciencia, y en sus abismos íntimos clarea una tremenda e implacable idea!
Con ambas manos asidas de su ventana ambas hojas, inclinada la cabeza para que más prestos oigan sus oídos, fijo, inmoble tras la reza, fatigosa la respiración lanzando por la mal cerrada boca, con los espantados ojos saltándole de las órbitas, como escuálido fantasma que miedo infantil aborta, quedó en su reja Genaro sin voluntad que le acorra, dudando si es pesadilla de sueño que le acongoja.
En el ámbito rural de Argentina y otras zonas de Latinoamérica ha estado muy difundida una leyenda según la cual el pájaro llamado popularmente por el sonido de su canto "Crespín" o "Crispín" es una mujer convertida en ave como castigo por no haber acompañado a su esposo, desde entonces esta con forma de pájaro llama con su canto a su perdido marido que se llamaba "Crespín" o "Crispín".existe una zamba del investigador folclórico y compositor santiagueño Oscar Segundo Carrizo:Crespín Crespín (Zamba) letra y música: Oscar Segundo Carrizo::Allá en la soledad,:El eco de una voz,:Acongoja selva con su gemir....
Mi investigación prosigue… “Escríbeme” Son tus cartas mi esperanza, mis temores, mi alegría, y aunque sean tonterías escríbeme... escríbeme. Tu silencio me acongoja me preocupa y predispone y aunque sean tonterías escríbeme... escríbeme.
Para él, el haber quedado huérfano de padre y madre a temprana edad no lo acongoja a la hora de hablar de su pasado, todo lo contrario, se considera un protegido de Dios por la forma como la vida lo ha bendecido; tanto es su fe, que lo puso en las manos de personas que lo quisieron y lo guiaron además de educarlo, como Monseñor Antonio Ignacio Camargo, donde da los primeros pasos como su monaguillo y es quien lo envía al seminario, donde permanece por muy poco tiempo.
El club de investigación sobrenatural originalmente se encontraba cerrado por no cumplir con el requisito mínimo de miembros, siendo Miyamura el único interesado en reabrirlo, luego de que este descubre el incidente de cambio de cuerpos que sufren Yamada y Shiraishi ve una oportunidad para abrirlo nuevamente reclutándolos para investigar el misterio mágico que les acongoja y que está relacionado con las siete brujas de la preparatoria, dándole a Shiraishi el puesto de presidenta del club, junto con Miyamura el visepresidente y Yamada el don nadie, los demás miembros del club que se unieron posteriormente son:;: Seiyu: Toshiki Masuda (anime), Ide Takuya (Drama CD): Miyamura es el vice presidente del consejo estudiantil y del Club de investigación paranormal.