acongojado


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con acongojado: afligido, vigor
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para acongojado

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para acongojado

Ejemplos ?
Lanzó el alma en su pecho acongojado ronco estertor: y con lamento mixto de miedo e ira blasfemó el malvado: «¡Cuesta un Dios el infierno que conquisto!» El alma impía vomitó rugiendo, la Justicia divina asióle airada, y el dedo en sangre de Jesús tiñendo su sentencia en la frente amoratada le escribió, y desdeñosa sonriendo hundió su espectro en la infernal morada.
9 Señor, delante de ti están todos mis deseos; Y mi suspiro no te es oculto. 10 Mi corazón está acongojado, hame dejado mi vigor; Y aun la misma luz de mis ojos no está conmigo.
Pero dirá alguno acaso que el Apóstol les dio el parabién de que se hubiesen acongojado haciendo penitencia...
No continué examinando a tan extraña señora, porque su esposo, acongojado y confuso, se apresuró a sacarnos de allí a pretexto de enseñarnos «la chocilla».
20 La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado: Y esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo: Y consoladores, y ninguno hallé.
Aquellas miradas de congoja reposada, de acongojado reposo, decían: «Tú, tú que eres mi vida, tú que conmigo has traído al mundo nuevos mortales, tú que me has sacado tres vidas, tú, mi hombre, dime, ¿esto qué es?» Fue una tarde abismática.
Te traemos una mamá nueva... La niña, temblando, metió la cabeza debajo de la sábana, y con hipo acongojado se la oyó sollozar: -¡No, eso no!
El pueblo de Dios no quedará libre de padecimientos; pero aunque perseguido y acongojado, y aunque sufra privaciones y falta de alimento, no será abandonado para perecer.-CS 687 (1911).
Tal vez del lecho le arranca El importuno reloj, Y va acongojado y lento Murmurando una oración En imperceptibles voces Y murmurante rumor, Que entre el son de las campanas Al elevarse se ahogó.
-¡Fuera el embozo! repiten, y él, acongojado, tiembla, sintiendo un cambio espantoso que pasa en su mano mesma. Quiso hablar, y atropellado, un «¡dejadme!» balbucea.
a que mi razón escude la fe de vuestra agonía.— Y esto el buen monje diciendo, cayó ante el lecho de hinojos, las manos del Duque asiendo, quien, sus palabras oyendo, al monje tornó los ojos. Contemplóle de hito en hito con acongojado afán, y exclamó al fin con un grito: —¡Sois vos!
Rodéale la flor de sus jóvenes guerreros; él doliente, jadeando, sostiene con dificultad el cuello, cayéndole suelta sobre el pecho la peinada barba. A cada instante pregunta por Lauso, y envía mensajeros para que se lo traigan y le lleven las órdenes de su acongojado padre.