acontecer

(redireccionado de acontece)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para acontecer

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para acontecer

Ejemplos ?
Si del canto de la oropéndola posada sobre mi cabeza y del son del agua que fluye a mis pies hago resbalar la atención a otros sonidos, me encuentro de nuevo con un canto de oropéndola y un rumorear de agua que se afana en su áspero cauce. Pero ¿qué acontece a estos nuevos sones?
Y será tuyo por cierto, en mi momento de agonía; mi último pensamiento, arraigado a tu bahía. ACONTECE EN LOS CERROS Acontece en los cerros, en el alto Valparaíso; el que aún lava la ropa, en artesa los Domingos.
En algunas ocasiones, y por lo regular cuando quisiera tener el pensamiento más distante de tales majaderías, porque una ocupación seria reclama mi atención y el empleo de todas mis facultades, acontece que comienzan a agolparse a mi memoria estos recuerdos importunos y la imaginación, saltando de idea en idea, se entretiene en reunirlas como en un mosaico disparatado y extravagante.
Cualquiera especie producir de aquéllas verás (lo que en la tierra no acontece) pequeñas en extreno y grandes dellas, donde el secreto, artificioso pece pegado está, y en otros despegarse suele y al mar salir, si le parece, (por cierto, cosa dina de admirarse tan menudo animal sin niervo y hueso encima tan gran máquina arrastrarse, crïar el agua un cuerpo tan espeso como la concha, casi fuerte muro reparador de todo caso avieso, todo de fuera peñascoso y duro, liso de dentro, que al salir injuria no haga a su señor tratable y puro), el nácar, el almeja y la purpuria venera, con matices luminosos que acá y allá del mar siguen la furia.
-Todo eso y más acontece por los buenos -respondió el grande-, y siempre he oído decir que las buenas habilidades son las más perdidas, pero aún edad tiene vuesa merced para enmendar su ventura.
Y acontece también, que con la gran labor común de los humanos, y el hábito saludable de examinarse, y pedirse mutuas cuentas de sus vidas, y la necesidad gloriosa de amasar por sí el pan que se ha de servir en los manteles, no estimula la época, ni permite acaso la aparición aislada de entidades suprahumanas recogidas en una única labor de índole tenida por maravillosa y suprema.
Ítem, se ordena y manda que por cuanto muchas veces acontece la dicha Ciudad tener necesidad de reproveer(se) de Vino, Harina, bizcocho y otros mantenimientos que a ella quieren vender diciendo que lo llevan parta Quito, Panamá u otras partes, de que resulta padecer la dicha Ciudad y su República extrema necesidad, para remedio de lo cual se puede tomar lo que fuere necesario como de ración, arbitrio del Corregidor y Cabildo, pagando por ello lo que justo fuere, y las personas que así lo llevaren sean obligados a lo dar para el dicho efecto, so pena de cien pesos aplicados según dicho es.
- A propósito de aventuras extraordinarias-exclamó al verle uno de los monteros de don Dionís, dirigiéndose a su señor, ahí tenéis a Esteban, el zagal que de un tiempo a esta parte anda más tonto que lo que naturalmente lo hizo Dios, que no es poco, y el cual puede haceros pasar un rato divertido refiriendo la causa de sus continuos sustos. ¿Pues qué le acontece a ese pobre diablo, inquirió don Dionís con aire de curiosidad picada?
A diferencia de lo ocurrido en comicios anteriores y de lo que comúnmente acontece en otras partes, durante el plebiscito del 15 de diciembre último, no hubo un solo acto de violencia en el territorio nacional e igualmente sabemos que las personas en actitud de elegir, lo hicieron de manera diligente.
Es un hecho observado que cuando se odia a un hombre se odia también su gabán, y a su perro, y a su casa, y a sus amigos íntimos, y a sus protegidos; a cuantos con él se relacionan directa o indirectamente. En política acontece lo mismo.
Cuantas cosas, en mi Puerto, ya no están: ni la "Hucke", ni las terminaciones del IVA, ni mi abuela que procuraba, hacer festivos mis días. UNA TERLULIA MUY AMENA ¡¿De qué se trata todo esto, que acontece en el mar; que se escuchan carcajadas, y un alegre conversar?¡.
Era un conjunto sabio y armónico de perfecciones físicas y morales, cuya prodigiosa regularidad no entusiasmaban al pronto, como no entusiasman la paz ni el orden, como acontece con los monumentos bien proporcionados, donde nada nos choca ni maravilla hasta que formamos juicio de que, si todo resulta llano, fácil y natural, consiste en que todo es igualmente bello.